Deportes

La gestión perfecta de Zidane

El técnico sigue a lo suyo, encadena 38 partidos sin perder, noquea al Sevilla y toda la plantilla responde

ESPAÑA. No le gusta hablar demasiado de táctica. Dice que el sistema y el esquema no importan porque lo que cuenta es la idea y la intención y que los jugadores que ponga den algo. El Sevilla llegaba al Bernabéu ayer con la idea de quitarle el balón al Madrid. La única manera de ganarle, había dicho Sampaoli en la víspera. El Sevilla ni olió el balón. El Madrid lo aturdió con una línea defensiva muy adelantada, un centro del campo organizado, presión, intensidad, ganas de morder, compromiso, coberturas y kilómetros de todos.

Hizo el partido perfecto –“enorme”, en palabras de Zidane- como el día del Calderón. Lo hizo a la vuelta de las vacaciones de Navidad con las dudas que siempre generan los parones. Lo hizo sin jugadores como Cristiano Ronaldo, Benzema, Bale, Sergio Ramos y Keylor Navas. Lo hizo después de ganar el Mundialito y con los fantasmas de lo que le pasó a Carlo Ancelotti hace dos años sobrevolando el Bernabéu. Después de conseguir ese título, el equipo se desplomó, cayó eliminado en octavos de Copa contra el Atlético y empezó a dejarse ir en la Liga.

A este Madrid, sin embargo, nada parece hacerle tambalear. Ni siquiera las bajas que ha ido teniendo a lo largo de la temporada. Zidane y el preparador físico, Antonio Pintus, dibujaron un plan de entrenamiento parecido al de pretemporada para que el equipo no se viniera abajo en los dos primeros meses del año en el que le esperan 20 partidos. “Hemos hecho una primera parte espectacular, no sólo técnicamente, también físicamente. El equipo está muy bien”, comentó anoche el técnico francés, nada propicio a atribuirse méritos. Siempre repite, además, que esto es muy largo.

Su racha de partidos sin perder ha llegado a 38, está a uno de igualar la de Luis Enrique (39) y a seis de alcanzar a la Juve de Conte (44 sin conocer la derrota). Algunos la han atribuido a la suerte, a la dichosa flor. Zidane reconoce que sí la tiene porque trabaja en lo que más le gusta, pero reivindica también el esfuerzo diario. Y está demostrando que lo sabe hacer. Igual que contra el Atlético en el Calderón, anoche planteó el partido perfecto.

La intensidad y presión con la que el Madrid jugó el partido, sorprendió a Sampaoli. “Nos superaron, hacía mucho que no nos pasaba esto”, confesó el técnico del Sevilla. “Entramos muy fuerte en el partido, trabajamos para eso y lo hicimos”, apuntó Zidane. No hay trucos. Bueno, hay uno, según dijo anoche cuando le preguntaron si el Madrid que se vio contra el Sevilla -con James, Morata y Asensio- es más agresivo que el que juega con la BBC. “No, también lo hemos visto así con la BBC. Lo importante cuando cambias de jugadores es que los que jueguen te den algo. Este es un grupo, en el vestuario están contentos cuando ven a otro que lo hace bien y el entrenador también”, comentó.

En la gestión del grupo, Zidane ha sacado un sobresaliente. Todos juegan, algunos más que otros, y todos responden cuando lo hacen. Incluso James, la única asignatura que quedaba pendiente. Por eso desde el primer día ha defendido el técnico las rotaciones, para que todos estén listos cuando él los necesite.

¿Cómo consigue que todos respondan?, le preguntaron ayer. “Hablando con ellos para decirles que todos somos y son importantes, algunos más que otros, sí, pero al final vamos a ganar con todos, no vamos a ganar con tres o cuatro jugadores. Luego puede haber uno que marque las diferencias, como Cristiano que es un jugador especial, pero vamos a necesitar a todos para ganar todo lo que queremos, porque la temporada va a ser larga, lo hablamos justo el otro día. Nos esperan 20 partidos en 70 días, son muchísimos”, contestó Zidane. “Zidane siempre nos dice que todos somos importantes y luego lo demuestra”, apuntó Kiko Casilla, titular anoche en la Copa. (EL PAÍS/LA NACIÓN)