Actualidad

La gestión de Noboa, con inevitable incidencia en su consulta popular

 Abril empieza este lunes y con él se viene la consulta popular. Aunque el presidente Daniel Noboa ha gozado de una alta calificación a su gestión, una empresa encuestadora ya registró que la aprobación, a pesar de que se mantiene alta, ha comenzado a disminuir.

¿A qué se debe?

Hasta el 22 de enero la labor del primer mandatario, de acuerdo con datos de Perfiles de Opinión, gozó del 85,47 % de aprobación; pero 42 días después el panorama cambió: el índice bajó 11,42 puntos.

El sondeo fue realizado a 613 personas de Quito y Guayaquil, de entre 18 y 65 años. De acuerdo con la firma encuestadora, el intervalo de confianza del estudio es del 95 %.

Este es el primer descenso, desde que asumió la Presidencia el 23 de noviembre de 2023. Por otro lado, la calificación negativa de su gestión se incrementó. Del 11,32 % subió al 25,95 %.

Aunque esto podría deberse al desgaste natural que se registra con el ejercicio del poder de las autoridades políticas, el cual es complicado, en realidad estaría relacionado con el impacto de la política económica que está implementando, comenta Kevin García, abogado, experto en derecho penal y constitucional. “A pesar de que no se puede medir de manera directa este impacto ya hay un rastro de cómo va a moverse ese nivel de desgaste en su popularidad”.

Para Johanna Naranjo, docente y experta en Comunicación Política, esta ligera baja se debe al anuncio del incremento del Impuesto al Valor Agregado (IVA), ya que “siempre un impuesto va a ser impopular”, porque nunca va a ser bien recibido, debido a que afecta directamente al bolsillo de los ciudadanos. Sin embargo, esto no es lo único que ha influido, sostiene.

La falta de un plan a largo plazo para contrarrestar la delincuencia e inseguridad es lo que también ha influido en su calificación, opina Naranjo. Con ella concuerda Alfredo Espinosa, experto en estudios latinoamericanos, analista político y en temas electorales, ya que, al parecer el relato de la seguridad, en los términos en los que fue estructurado el conflicto armado interno, ha mutado.

Esto, porque el gobierno ha tomado decisiones reactivas frente a un problema estructural, ya que el interés del presidente es permanecer en el poder, a mediano y largo plazo, dice Espinosa. Además, se está desvaneciendo el efecto del estado de excepción, debido a que nuevamente se está incrementando la violencia, indica García.

Entre ellos, el registrado el fin de semana pasado: el asesinato de la alcaldesa del cantón manabita San Vicente, Brigitte García. Además, en las últimas semanas de este mes, los hechos violentos se han incrementado dentro del aún vigente estado de excepción. Y, ante el cual, el mismo presidente tuvo que hacerse presente en el operativo ‘Resurgir 11’, que se ejecutó el martes 26 de marzo, en la primera y segunda etapa de Socio Vivienda, el noroeste de Guayaquil, unos de los barrios más conflictivos de la ciudad.

La empresa de investigación Imasen, en una encuesta que realizó a 1.500 personas, el 16 y el 19 de marzo, reveló que el 38,3 % estima que esta es una crisis más de las que siempre tenemos. Mientras que el 36,3 % piensa que es una de las peores crisis de la historia. En cambio, aunque el 17,8 % cree que sí hay problemas, no llega a ser una crisis. Por otro lado, el 3,3 % dice que todo está bien y el 4,3 % no respondió.

La Corte Constitucional del Ecuador, aunque declaró, el 21 de marzo, la constitucionalidad de su renovación del estado de excepción por 30 días más, contados a partir del 9 de marzo de 2024, sostiene que “(…) los hechos presentados por el presidente de la República en los documentos remitidos a esta Corte no configuran la causal de conflicto armado interno”. Es por esto por lo que, esto “no afecta la constitucionalidad de la renovación del estado de excepción”, debido a “que están cubiertas por la causal de grave conmoción interna cuya configuración se ha verificado en este caso”.

El Gobierno debe trabajar en dos temas puntuales: en la seguridad y en lo económico, pero que este le dé un alivio al Estado y especialmente a la gente.

Según reporta Ipsos, empresa que realiza investigación de mercado, solo el 40 % de la ciudadanía califica como bueno el manejo del gobierno ecuatoriano ante la situación del conflicto armado interno; el 23 %, muy bueno y el 29 % dice que es regular.

Fuente:  Radio Huancavilca