Internacional

«La gente por miedo no sale»: Rafael, habitante del municipio de Jamundí, Colombia, afectado por terrorismo de las disidencias de las Farc

Desierta quedó gran parte de la cabecera urbana de Jamundí, cuya población es de unos 250.000 habitantes, luego de que el grupo criminal detonara una motocicleta bomba que afectó gran parte del núcleo financiero.

Propietarios de establecimientos comerciales cerraron y decenas de ciudadanos no tuvieron más remedio que encerrarse en sus casas buscando protección ante la fuerte escalada terrorista ordenada, según las autoridades locales por el denominado Estado Mayor Central (EMC) de las Farc al mando de alias ‘Iván Mordisco’, en el municipio de Jamundí en Colombia.

En entrevista con el programa ‘La Noche’ Rafael, uno de los habitantes de Jamundí, hizo un llamado al gobierno para el restablecimiento de la tranquilidad en esa región del país.

El último atentado perpetrado por esa célula guerrillera dejó dos policías y cuatro civiles heridos. Uno de ellos, que se ganaba la vida cuidando automóviles, se encuentra en estado crítico en un centro hospitalario.

Ivonne Giraldo, concejal del partido Alianza Verde y oriunda de Jamundí, manifestó que aparte de reforzar la seguridad en la zona lo que se requiere es un verdadero plan de inteligencia para anticiparse a actos terroristas como el ocurrido el miércoles 12 de junio a primeras horas de la mañana cuando una motocicleta bomba explotó y afectó gran parte del núcleo financiero.

“Ante estos actos de violencia que son sistemáticos, necesitamos de unas acciones contundentes, no solamente a nivel nacional, sino también departamental y municipal. Aquí en el municipio de Jamundí necesitamos fortalecer todas las acciones de inteligencia e investigaciones criminales para saber a quién nos estamos enfrentando”, indicó.

Incluso resaltó que deben buscar medidas de prevención en un plan de contingencia creado por las entidades encargadas de velar por la seguridad.

“Lo que se está viviendo en Jamundí son actos terroristas, una oleada de violencia, y resulta que solamente estamos sabiendo en el momento de que atacan. Entonces, atacan y respondemos, pero no hay unas acciones de prevención”, mencionó.

Por su parte, el congresista colombiano por el partido Centro Democrático, Christian Garcés, manifestó su preocupación ante los últimos acontecimientos y aseguró que jamás se había presentado un acto violento a gran escala en Jamundí.

“Tenemos un grupo armado ilegal arrancándole al Valle del Cauca uno de sus 42 municipios. Se lo están tomando y estamos en la peor de las situaciones, porque el gobierno nacional de Gustavo Petro no ha dicho absolutamente nada de cómo va a invertir recursos públicos para generar unos entornos favorables a las comunidades, donde familias campesinas han tenido que dedicarse a la producción de la coca”, señaló el parlamentario vallecaucano quien tildó como fracasada la llamada política de ‘paz total’ que promueve el presidente.