Opinión

La fiscalía vincula a la vicepresidenta Abad en el caso NENE.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

[email protected]

 

 

Si el NENE no hubiera sido el vástago de la Sra. VICEPRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, nada hubiera pasado y capaz ese entuerto hubiera pasado desapercibido, pero tratándose de los dos máximos personajes de la Presidencia de la República, la inédita situación ya tiene aires de escándalo local y posiblemente dentro de pocos días será conocido y comentado en buena parte del mundo.

De cualquier manera, el desarrollo y la finalización de este, que parecía un insignificante problema doméstico, se podría convertir en un escándalo de grandes y graves proporciones, en que el mayor perjudicado será el país. Por sus antecedentes de respeto y dignidad en la función pública, no creo que la Sra. Dra. Diana Salazar, Fiscal General del Estado y la madre del acusado, se presten para actuar en contra de la justicia.

En poco tiempo más la verdad saldrá a la luz pública y en beneficio de la seguridad jurídica y la estabilidad democrática, es deseable que todo termine en buenos términos, respetando la aplicación de la inquebrantable justicia.