Internacional

La Fiscalía pide 5 años de cárcel para el electricista que tenía 271 Picassos

El Tribunal Correccional de Grasse, en el sureste francés, dejó el caso visto para sentencia, que será pronunciada el próximo 20 de marzo.

PARÍS. La Fiscalía solicitó cinco años de prisión exentos de cumplimiento contra el electricista de Picasso Pierre Le Guennec y su esposa Danielle, acusados de haber robado 271 obras del maestro cubista y de haberlas ocultado en su garaje durante cuatro décadas.

El fiscal Laurent Robert sostuvo ante el tribunal que el electricista y su mujer han cometido un delito “en perjuicio de la Humanidad”, al considerar que los acusados sustrajeron los lienzos, collages, litografías y bocetos entre 1970 y 1973, durante los últimos años de vida de Picasso (1881-1973).

“El mundo entero ha estado privado de esas obras durante 40 años”, agregó el representante del ministerio público, que no solicitó la pena máxima de cinco años de obligado cumplimiento al entender que la pareja de acusados no sacó provecho económico de las obras.

El fiscal consideró que el elevado número de obras que poseían convierte poco creíble la versión de la pareja de septuagenarios de que se trataba de donaciones del artista malagueño.

Un argumento que comparte el letrado Jean-Jacques Neuer, que representaba en el juicio a la familia Picasso, constituida en acusación particular.

La defensa, en manos del letrado Charles-Etienne Gudin, por su parte, consideró que no se ha podido probar que su cliente robara las obras, por lo que solicitó la libre absolución y la restitución de los cuadros.

El tribunal debe ahora dictaminar si el electricista jubilado y su esposa robaron el tesoro del pintor, valorado en unos 60 millones de euros (68,3 millones de dólares) y que salió a la luz cuando intentaron identificar las obras en 2010 para organizar la herencia de sus hijos.

Además, el tribunal de Grasse, localidad cercana a Mougins, donde la familia Picasso tenía la villa Notre-Dame de Vie, podría condenarles a una multa de hasta 375.000 euros (427.000 dólares). (Efe/ La Nación)