Actualidad

La firma de contrato para dragado del río Guayas será en mayo de 2016

La Prefectura de Guayas informó que el dragado del río Guayas, en los alrededores del islote El Palmar, durará aproximadamente 2 años y medio en ejecutarse.

GUAYAQUIL. El mes está elegido. La firma de contrato para el dragado del río Guayas será para mayo del próximo año y se pretende dragar 5 millones de metros cúbicos de sedimento de dicho río, así lo anunció Jimmy Jairala, prefecto de Guayas.

“La obra del dragado se hará realidad a partir del mes de mayo de 2016, cuando firmemos el contrato con la empresa que se adjudique la licitación internacional”, dijo Jairala. A esa compañía le tocará extraer casi 5 millones de metros cúbicos de sedimento de las entrañas del Guayas a un costo de $ 60 millones. De ellos, $ 20 millones serán el aporte del Gobierno Nacional y los otros $ 40 millones corresponden a la Prefectura.

“Estamos hablando de una buena porción de nuestro presupuesto anual. Pero valdrá la pena, pues beneficiará a Guayaquil y a todos los poblados de la cuenca baja del Guayas. El dragado traerá sosiego a miles de familias de mi provincia. Con eso me basta para sentirme realizado en este cargo”.

La obra iniciará una vez que el Ministerio del Ambiente entregue la licencia respectiva para lo cual el Gobierno seccional inició los trámites, explicó el prefecto Jimmy Jairala.

Esta instancia del proceso empezó tras la entrega del informe favorable de factibilidad por parte de la Secretaría Nacional del Agua, ocurrido en octubre. En total, se retirarán aproximadamente 4,5 millones de m3 de sedimentos que serán depositados en el cantón Durán.

Asimismo Jairala recalcó que otro reto de su administración es contrarrestar la magnitud del fenómeno El Niño. “Todo por si el invierno se torna también agresivo. También se han redoblado esfuerzos. También se han redoblado esfuerzos en los cantones de la Cuenca Baja del Río Guayas, pues son los más vulnerables a las inundaciones. Los embates de la naturaleza son impredecibles, de modo que más vale prevenir que lamentar”. (DO/La Nación)