Opinión

La fiesta del odio. –

Dr. Franklin Verduga Vélez/Guayaquil

 

Seamos realistas y digamos las cosas sin disfraz de palabras edulcoradas. Me refiero al escándalo del caso judicial “purga”, donde aparece como principal involucrado Pablo Muentes, afiliado al partido social Cristiano donde alcanzó su representación como diputado suplente principalizado. Mucho se comenta de su cercanía al conductor y figura principal del PSC, Jaime Nebot. Es el segundo intento de llegar a él en hechos que son investigados por la fiscalía. Recordemos.

A principios del gobierno de Guillermo Lasso, fue allanada la casa y oficina del abogado JJ Franco, secretario privado o muy cercano a Nebot. Franco no fue nunca empleado o funcionario público en las administraciones del exalcalde ni afiliado al partido social Cristiano.

No está en la posición de haber usado sus funciones para fines ilícitos y en consecuencia no puede ser acusado de peculado o algo semejante. Han pasado casi 3 años o más de esos hechos y no conocemos si existe una indagación o el inicio de una causa. Si hubiera sería saludable y necesario para la opinión pública que la fiscalía lo diga y si existe que se indique cuáles son los cargos y acusaciones, si hay involucrados y sus nombres.

Así, fuerte y claro para terminar con el chismorreo y la maldad de los odiadores que tienen como único objetivo manchar o levantar sospechas sobre Jaime Nebot. Solo los cándidos o los que se hacen no saben que detrás de toda esa campaña de desprestigio está un banco de Guayaquil que paga en el rubro de publicidad a unos cuantos páuteros que escriben o hablan al servicio del mencionado por la justicia en casos de narcotráfico, ausente del país.

 Pablo Muentes es el primer social Cristiano en la historia que llegó a tener una secundaria relevancia, preso por acusaciones de delitos comunes en perjuicio de la sociedad y el estado. Los cargos son duros y se exhiben pruebas que tienen visos de credibilidad. Su conducta es condenable y el daño que causa al partido también.

 Pero separemos la fruta de la hojarasca. Que diga el sindicado que tiene que ver el PSC con sus andanzas Que confiese si lo utilizo como máscara para cometer ilícitos. Que diga quien o quienes de la agrupación política lo ayudaron en sus correrías. Por favor. No sean hipócritas y díganlo. Quieren llegar hasta Nebot y el partido. Pretenden aprovechar la coyuntura para hundir al partido social Cristiano.

No lo lograrán y cada especulación malévola o insinuación perversa se caerá en el camino por mentirosa y vil. Ignorantes e incultos no conocen la historia. Muchos casos semejantes han ocurrido y siempre al final ha triunfado la verdad. Los calumniadores tienen un tiempo de fama y vuelven al anonimato. El partido social Cristiano con más de 70 años de vida seguirá existiendo.