Opinión

La falacia de la reducción del crédito…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

Muchos economistas y expertos a voz en cuello, cumpliendo la consigna de sus amos los Banqueros y accionistas y dueños de empresas financieras, vociferan que el impuesto a las utilidades de este sector restringirá mucho más los créditos de ese sector a los ciudadanos, quienes acabarán pagando ese coste…

Aclaremos: el negocio de los Bancos, financieras y cooperativas es el resultado de prestar dinero… la diferencia entre la tasa pasiva es decir la que pagan por captar ahorros e inversiones versus las tasas activas, que es el interés que cobran por prestar esos dineros, es lo que genera sus utilidades y de esos valores, es que pagarán por una sola vez lo aprobado por la Asamblea mayoritariamente…

No olvidemos además, que por el capital pagado de los Bancos, ellos en papeles pueden prestar diez veces sus capitales, solicitan mucho más del 100% del monto de crédito, como garantías para no correr riesgos en la recuperación de cartera, lo que ha abierto diferentes negocios vinculados al negocio Bancario, que muchas veces se los ejecutan sin ningún control, además que las comisiones que cobran por todas sus gestiones, resultan ingresos millonarios que salen del bolsillo de los clientes, lo que resulta un gran negocio donde sus propietarios además, pasan en calidad de «casta» a reinar en la pirámide social, convirtiéndose además, en un club donde deciden quien es o no el presidente, ministros, etcétera por su enorme influencia y poder…

Por lo tanto, vamos a seguir durante mucho tiempo, escuchando este lastimero canto de sus serviles, lamentando este daño ocasionado al sector más intocable del país, que, por supuesto van a elevar las tasas de intereses, para recuperar las utilidades perdidas, y que como bien dice el pueblo, lagarto que traga no vomita…

Por supuesto están en contra del impuesto a la salida de capitales, porque pierden 5% cada vez que envían sus utilidades a los paraísos fiscales, y para nada nadie toca, ese diez por ciento que cobran algunos Bancos, por lavar los dineros del narcotráfico y de la corrupción, y ninguna autoridad tiene los cojones para investigar y sancionar, porque allí sí existe un connubio entre mafiosos y corruptos es a perpetuidad, hasta que la muerte los separe…

Semper Fi.