Opinión

LA FÁBRICA LA UNIVERSAL NO FUE FUNDADA EN 1889: NUEVOS HALLAZGOS SOBRE SU HISTORIA

Por Pedro Valero Merino investigador en historia y arqueología

COLABORACIÓN DEL ING.AGR.LEONARDO ESCOBAR BRAVO/Guayaquil

 

 

La Universal es una fábrica de chocolates y galletas ubicada en la ciudad de Guayaquil, Ecuador, en la calle Eloy Alfaro (antes Industria) y Gómez Rendón (antes Puná) en sus inicios se llamaba simplemente Fábrica de Chocolate y fue hasta abril de 1895 en que los sucesores de Agustín Zerega le ponen el nombre de LA UNIVERSAL (Diario La Nación N° 4726 Guayaquil, 2 de abril de 1895).

Revisando el diario La Nación N° 1810 del 18 de noviembre de 1885 menciona que la fábrica de chocolate de los hermanos Segale había sido adquirida por José Cortese. Este dato es importante porque permite inferir que los hermanos Enrique y Juan Bautista Segale de nacionalidad italiana habían establecido su fábrica desde mucho antes de 1889.

En 1886 coexistían por lo menos dos fábricas de chocolate la de Cortese y la de Luis Roggeroni está última ubicada en la calle Industria en el Barrio El Astillero.

En 1892 J Gaggero anuncia en diario La Nación N° 3866 ser propietario de la Gran Fábrica de Chocolate atribuyéndose como sucesor de los hermanos Segale. El anuncio indica que se ubicaba en la calle Balao (actual Brasil), barrio del Astillero, con un depósito en el Malecón a cargo de Juan Bautista Segale.

En 1901 en la Guía de Guayaquil y Almanaque de la Nación indica que La Universal es propiedad de los hermanos Segale y señala como dirección la calle Industria N° 116. Para 1920 ya había establecido sociedad con Doménico Norero.

La Universal fue una de las primeras fábricas que se estableció en el país mantener su producción a fines del siglo XIX y comienzos del XX no resultaba fácil ya que debían importar el azúcar, la harina, esencias, etc., el no contar oportunamente con alguna materia prima o repuesto implicaba parar la producción y además competir con los productos importados.

En resumen, los hermanos italianos Segale fundan una fábrica de chocolate antes de 1885, adopta el nombre La Universal en 1895, tuvo varios propietarios hasta que los hermanos Segale recuperan la fábrica pasando en poco tiempo a ser administrada por Doménico Norero y sucesores hasta el 2001, esta estabilidad administrativa que tuvo con la familia Norero le permitió a la Universal posicionarse y consolidarse en el mercado nacional e internacional, pese a ello en el año 2000 sufre una crisis financiera y sale del mercado. Para el 2006 Isabel Noboa compra la empresa y hace la reapertura de la Universal.

Fotografía de La Universal a comienzos del siglo XX

Fotografía de La Universal en 1951 posteado por Antonio Ubilla.