Realidades

La exesposa de Stephen Hawking critica “irritantes” errores de ‘La teoría del todo’

Tres años después de su estreno en España, La teoría del todo está recibiendo críticas de una de sus protagonistas directas. Jane Wilde Hawking, la que fue esposa durante 30 años del científico británico Stephen Hawking. En plena gira promocional de su segunda novela Cry to Dream Again(Llorar para soñar de nuevo), Wilde se ha tomado unos minutos en el Festival Literario de Henley para aclarar algunos aspectos de la galardonada película. De acuerdo a un artículo publicado en el diario británico The Daily Mail, la escritora de 74 años considera que hay muchos hechos en el filme biográfico que fueron alterados y muchos otros que se pasaron por alto, lo que, en su opinión, perpetúa una ficción sobre la realidad.

“Sabía que si había errores en la película, serían inmortalizados, y así fue”, señala la escritora británica. “Me pareció muy irritante y no quería que sucediera. Nunca creas lo que ves en las películas”, añade. La película lanzada en 2014 y protagonizada por Eddie Redmayne y Felicity Jones, estuvo basada en el libro de memorias Traveling to Infinity (Viajando al infinito), escrita en 2007 por Wilde. La cinta rastrea la vida de la pareja desde que se conocieron en 1962 hasta su divorcio en 1995.

Los aspectos más molestos para la exesposa del científico son dos: la forma en la que se conocieron y el desgaste que producían los incontables viajes que realizaban por el trabajo de Hawking. Respecto al primero, el filme representa el primer encuentro en una fiesta en la Universidad de Cambridge. Se ve cómo la escritora llega a la reunión junto a una amiga y ve al físico hablando con un grupo de amigos. “¿Quién es él?”, pregunta una Wilde de aproximadamente 18 años a su acompañante, mientras que al otro lado del salón un amigo de Hawking le cuenta al oído que ella es Jane Wilde, ante su notorio interés. Minutos después el científico se acerca a la joven y así empieza la historia de amor.

De acuerdo a la británica, el encuentro fue muy diferente en la realidad. “Yo no era estudiante en Cambridge cuando Stephen y yo nos conocimos. Nos conocimos en nuestra ciudad natal, en St. Albans, cuando yo acababa de terminar el colegio y Stephen comenzaba su doctorado en Cambridge”, aclara.

EL PAÍS