Opinión

La eterna lucha

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

No es la que muchos piensan, esta a la que en pocas líneas me voy a referir, se debe a la centenaria disputa entre el Estado que con su insaciable necesidad de mantener una burocracia obesa, ociosa infectada por el socialismo-comunista ambiciona y se esfuerza erradamente en ganar más y trabajar menos, por otro lado la empresa privada, que defiende su capital para poder seguir creando trabajo y desarrollar nuevos emprendimientos para captar las divisas necesaria para poder seguir subsistiendo.

Uno de los ejes de la carreta revolucionaria,  debería ser el desarrollo de la agricultura agro-exportadora que prácticamente avanza sola, sin apoyo estatal que por el contrario trata de exprimirla, otro eje que merece un comentario, es el desarrollo de la vialidad con su respectivo mantenimiento, se deberían considerar precios referenciales internacionales en obras de similares condiciones, pero sin el recargo institucionalizado de sobreprecios y coimas, la forma más equilibrada, podría ser una concesión con tarifas negociadas y controladas que no permitan la explotación a los usuarios.

En diez años no terminaron de destruir el país, pero con honestidad, buena fe, un equipo nuevo de personas no contaminadas con la corrupción, con deseos de servir sin lucrarse de los negocio del Estado, en un par de años nos podremos dar cuenta que en realidad la década pasada en verdad, no fue la ganada.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.