Internacional

La empresa Polar está dispuesta a una auditoría del Gobierno de Venezuela

El directivo,aseguró que “esta no es la primera vez que la empresa es objeto de examen sobre el uso de las divisas que asigna el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex)”.

CARACAS. La principal compañía de alimentos de Venezuela, Polar, afirmó hoy su disposición a “cualquier tipo de revisión sobre la asignación y el pago de divisas” del Estado, luego de que el presidente de ese país, Nicolás Maduro, propusiera “un juicio público” sobre “qué ha invertido” el grupo empresarial.

“Estamos abiertos a cualquier auditoría, no tenemos nada que ocultar”, dijo el director de Administración y Relación con Proveedores de Empresas Polar, Luis Alberto Rodríguez, a través de un comunicado.

El directivo, según el texto, aseguró que “esta no es la primera vez que la empresa es objeto de examen sobre el uso de las divisas que asigna el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex)”, el órgano encargado de regular la asignación de divisas, monopolizada por el Estado, para el pago a los proveedores.

“En el pasado distintas comisiones del Ejecutivo Nacional han realizado auditorías exhaustivas sobre dicho proceso”, señaló en el escrito.

Rodríguez aseguró que las empresas venezolanas “no reciben dólares ni manejan divisas asignadas por el Estado” desde que rige el control de cambio, hace más de diez años.

De acuerdo con los controles venezolanos, explicó, las empresas hacen solicitudes de divisas a Cencoex y cancelan en bolívares el monto que posteriormente el Banco Central de Venezuela paga directamente a los proveedores extranjeros.

“Lo único que reciben las industrias son las materias primas e insumos para producir, una vez que el Gobierno le liquida a los proveedores internacionales”, añadió.

El Gobierno de Venezuela ha responsabilizado a Polar y su directiva de generar parte de la escasez y el desabastecimiento de alimentos que vive el país desde hace más de un año y que, afirma, forma parte de una “guerra económica” que busca desestabilizar al país, algo que ha sido desmentido por la empresa.

Maduro pidió ayer que se auditaran los “grandes millones de dólares” que se han asignado a la empresa presidida por Lorenzo Mendoza.

“Tiene que auditarse de manera independiente. ¿Qué se le ha entregado? ¿Qué ha invertido en el país?; ¿Qué se ha embolsillado?, y ojalá se hiciera un juicio público sobre ese tema en el país”, dijo el mandatario.

Según el directivo de la empresa de alimentos, “este es solo un nuevo ataque que se suma a las más de 500 fiscalizaciones” que se han realizado a las instalaciones de Polar, y forma parte de una “campaña difamatoria” contra Mendoza.

De acuerdo con cifras de la empresa, la deuda que mantiene el Gobierno con proveedores internacionales de Empresas Polar “asciende a más de 450 millones de dólares, y en promedio estos proveedores tienen más de año y medio esperando por la liquidación de divisas”.

Mendoza fue acusado de “tratar de vender a la patria” luego de que medios estatales difundieran una conversación telefónica privada con el economista Ricardo Haussmann.

En esa conversación, Mendoza avala el planteamiento de Hausmann sobre la necesidad de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) conceda un préstamo de 40.000 a 50.000 millones de dólares para destrabar la economía nacional. (EFE/La Nación)