Realidades

La élite del deporte en un solo filme

Punto de Quiebre’, remake de la cinta estelarizada por Keanu Reeves, regresa con una historia sin límites y con la participación de los mejores atletas extremos

MÉXICO. “Point break” rompió todos los límites en 1991 cuando Keanu Reeves y Patrick Swayze le mostraron al mundo cómo se surfea una ola.

Y este 8 de febrero llega el remake de la historiadirigida entonces por Kathryn Bigelow (ganadora del Óscar en 2010 por “The hurt locker”).

Pero no vuelve sólo con nuevos actores, también se renueva con los deportes que muestra. Ahora se verá a los protagonistas realizar las hazañas más increíbles como: volar como aves sobre la selva amazónica, descender de las montañas más empinadas de Europa mediante el snowboard, surfear olas gigantes y saltar desde la cima del Salto Ángel (salto de agua más alto del mundo, ubicado en Venezuela).

El director Ericson Core presenta a Luke Bracey, quien interpreta a Johnny Utah (encarnado en 1991 por Keanu Reeves), el agente del FBI que debe entrar de encubierto en una banda de ladrones liderada por Bodhi (Edgar Ramírez, antes Patrick Swayze).

Así que cualquier amante de los deportes, en especial los que están en contacto con la adrenalina y las emociones fuertes, estará feliz de ver esta cinta, pues en ella la palabra “límite” no existe.

En entrevista el director explicó la razón del remake de la historia: “Punto de quiebre me atrajo porque soy un fan de la película original; además, busqué la oportunidad de crear una nueva versión de esa cinta y extenderla en cuanto a escala (…)”.

Comentó que los colaboradores del proyecto son atletas de verdad, prueba de ello es la participación de Laird Hamilton, surfista de olas grandes y Chris Sharma, escalador profesional. Igualmente se incluyeron atletas de gran talla internacional como Sebastian Zietz, Makua Rothman, Billy Kemper y Brian Keaulana.

En cuanto a la producción del largometraje se agregó una variedad de diferentes cámaras digitales: Go-Pro, cámara RED y Opticom, con el objetivo de representar las escenas de los deportes extremos como nunca antes se había hecho.

La historia relata la vida y “amistad” entre ‘Johnny Utah’ y un chico venezolano llamado ‘Bodhi’, quienes son unos apasionados de los deportes extremos. Y aunque podría parecer que Bodhi junto a su grupo de amigos tienen gustos en común, principalmente cuando se habla de romper paradigmas, la realidad es completamente diferentes, pues Johnny es un joven agente del FBI que lejos de querer formar parte el grupo de los atletas, quienes son sospechosos de una ola de crímenes, es el responsable de probar que ellos son los artífices en cuestión de los desconcertantes delitos que están desfavoreciendo a los mercados financieros del mundo. (Internet/La Nación)