Internacional

La donación más insólita a la campaña de Donald Trump se trató de una broma ilegal

 El canadiense Shahriyar Nasir donó USD 225 a la campaña del magnate en nombre de un amigo que debía ser “multado”

EE.UU. Los investigadores del Center for Public Integrity (CPI), que monitorean las donaciones a los candidatos para las elecciones presidenciales en Estados Unidos en busca curiosidades y violaciones a la ley no lo podían creer cuando descubrieron que la campaña de Donald Trump había recibido una donación de Shahriyar Nasir.

El candidato republicano viene sosteniendo un discurso agresivo hacia los inmigrantes en general y los musulmanes en particular y se manifestó en contra de recibir refugiados de Oriente Medio en Estados Unidos.  Por eso, en el CPI se sorprendieron cuando descubrieron que Nasir, un ingeniero en software canadiense que aparecía en los registros del partido republicano donando USD 225 a la campaña de Trump, se describía en sus perfiles en las redes sociales como un “orgulloso musulmán” que trabaja con grupos interreligiosos para ayudar a refugiados sirios a iniciar una nueva vida en Canadá. ¿Podía ser al mismo tiempo un donante de la campaña del magnate republicano?

Cuando lograron tomar contacto con Nasir, lo primero que descubrieron fue que la donación era ilegal: la ley estadounidense prohibe a los candidatos recibir donaciones de extranjeros, a excepción de los que cuentan con su “green card” de residencia permanente y legal en Estados Unidos. Nasir reside en Toronto y nunca vivió en Estados Unidos.

Pero la historia era aún más curiosa: Nasir buscaba maneras de motivar a un amigo para que fuesen juntos al gimnasio y se mantuviesen en forma. El acuerdo fue que, por cada día que su amigo se ausentara del entrenamiento, sería “multado” con una donación a alguna asociación cuyos valores detestara. En abril de este año, el amigo de Nasir había acumulado una deuda de 300 dólares canadienses, unos USD 225.

Fue entonces que decidieron que harían la donación a la campaña de Trump, a través de su sitio web. Nasir recibió el dinero de su amigo y utilizó su tarjeta de crédito para hacer la donación. Filmaron todo y subieron el pago de la “multa” a la YouTube (hace algunos días el video fue reservado en privado y sólo se puede ver por invitación).

Al enterarse de la historia, la vocera de la campaña de Trump, Hope Hicksm, dijo al CPI que devolverán al dinero a la tarjeta de Nasir. En el Comité Nacional Republicano afirmaron que toman diferentes medidas para asegurarse que las donaciones que reciben son sólo de ciudadanos estadounidenses. Está claro que aquí algo falló. (INFOBAE)