Tecnociencia

La discreta vida de la familia española de Matt Damon

El cuñado del actor, Xuan Bozán, jugador de rugby y administrativo, cuida de que no se filtren detalles sobre la estrella

ESPAÑA. Los dos viven entre palmeras y con playas frecuentadas casi todo el año por turistas, salvando las diferencias entre el litoral californiano y La Marina Alta, lazona con más vegetación de la Costa Blanca alicantina. Ambos están igualmente en buena forma física, Matt Damon como actor encarnando a personajes curtidos en la pelea como Jason Bourne, y Xuan Bozán por su trayectoria de años practicando rugby a nivel de competición.

En cierto modo han sido fugazmente los cuñados del momento. La esposa del norteamericano, la argentina Luciana Barroso, es hermana del padre de Xuan, y hace unos días se encontraron en la costa mediterránea por primera vez -al menos eso aseguran en su entorno- para celebrar la boda de Xuan con su prometida, Michelle Kew. No se sabe si el actor de Hollywood había pisado anteriormente territorio alicantino de incógnito, vista la discreción que intenta preservar a toda costa.

Ahora la pareja alicantina está de luna de miel, después de dejar boquiabiertos a quienes se cruzaron en su camino el pasado fin de semana debido al revuelo organizado con la presencia de Damon en los desplazamientos cortos entre el banquete y los prolegómenos del enlace, quetuvo lugar entre Jávea, Denia y Pedreguer.

«Xuan es una gran persona y compañero, tanto dentro como fuera del campo», comenta Nicolás Viaud, el entrenador del Dénia Rugby Club, donde el joven juega en campeonatos oficiales desde hace unos ocho años, en la posición de tres cuartos (segundo centro). En algunos partidos su papel ha sido decisivo, como reflejan algunas crónicas de la categoría senior, y su técnico también destaca de él su calidad humana, más allá de resultados deportivos: «Siempre está involucrado en las actividades del club y la promoción del rugby en la zona», dice.

El propio Viaud también tuvo ocasión de saludar a su cuñado, la estrella de Hollywood, que acudió a animarles el pasado domingo en el último encuentro oficial que han disputado, y parece que les trajo suerte, porque ganaron. «Es una persona muy afable y muy sencilla», recuerda el entrenador, que como muchos otros aprovechó para fotografiarse junto a él.

Estudiante

Xuan se tituló con un ciclo formativo de grado medio sobre gestión administrativa en el Instituto de Enseñanza Secundaria María Ibars, en Denia, donde han reparado esta semana en que tuvieron un alumno ahora deactualidad mediática repentina por su parentesco con un famoso.

«Acabó de estudiar aquí en 2004 y los profesores ya no se acuerdan de cómo era en clase», explican desde este centro educativo. O tal vez sea prudencia, porque tampoco en el salón de banquetes ni en el restaurante donde se les vio comentan nada por «respeto» a los recién casados. Parece que Michelle sintoniza con un chef argentino y que Damon tiene especial predilección por el marisco y los cafés cappuccinos.

Y una pasión destaca sobre la afición viajera de Xuan, a la vista de sus publicaciones en Facebook: ejercer como culé entusiasta, o sea, con mofas frecuentes contra el rival eterno, el Real Madrid, compartiendo incluso chascarrillos ingeniosos -según para quién, claro- de la Peña Antimadridista Cristóbal Soria.

Apellido valenciano

No desvela en su muro gran cosa acerca de su actividad profesional, aparte de algún trabajo «de verano» y situado a pie de mar, junto a los yates y veleros, en el sector servicios, la actividad principal en esta zona turística. En serio o en broma, también se planteó hace unos años la posibilidad deemigrar a Barcelona para iniciar «una nueva vida», aunque no se sabe si por las posibilidades laborales o por vivir más de cerca las evoluciones de su amado Barça.

En Pedreguer aseguran que tiene más familia, algo comprensible con un segundo apellido como Sanchiz, si bien se cuida de mantener la privacidad de todos, para evitar que les molesten una vez que se ha conocido la conexión con Matt Damon.

El protagonista oscarizado de «El indomable Will Hunting» trató de parapetarse detrás de una gorra y unas gafas de sol para pasar inadvertido durante su breve periplo en el litoral alicantino, pero no pudo evitar que le abordaran frecuentemente en público y, con amabilidad, posó para hacerse la foto con sus múltiples admiradores. El esfuerzo valió la pena, porque el fin de semana le cundió: cocina mediterránea, discoteca de moda por la noche y partido de play-off dominical de rugby para un aficionado como él, que también en la gran pantalla se metió en el papel, cuando interpretó el personaje del capitán de la selección sudafricana de este deporte en la película «Invictus», de Clint Eastwood. (ABC/La Nación)