Opinión

LA DISCORDIA ESTA FUNCIONANDO

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil
antonioxaguirre@gmail.com

En nuestro pobre y desdichado país cualquier impensable puede suceder y, lo peor, es que puede ocurrir en cualquier momento, cualquier día y a cualquier hora.

La actual manzana de la discordia o como dicen algunos talentos de pantalla: la cerecita del pastel es un inmoral demente prófugo de la justicia que pasea su impudicia por el mundo, que protegido por fallas de nuestra justicia la Policía Internacional no lo puede capturar y embarcarlo en un avión de regreso a su patria a pagar sus penas.

Nuestra derecha política no fue capaz de unirse en un frente común para combatir la podredumbre de los últimos catorce años, que fue vencida en las últimas elecciones presidenciales; mientras el innombrable se da la gran vida de “Rey sin Corona”, en Europa, y el mal contador de chistes agrios además de pésimo cantante se pasea en Norteamérica en su dorada silla de ruedas.

No se diga de la gran vida que se siguen dando los cientos de corruptos que disfrutan el producto de sus grandes negociados alrededor del mundo.

Pobre país en el que nos tocó vivir, la decepción es tan grande que ya estamos pensando por quién votar en las próximas elecciones de primer magistrado, que ya tiene fijo un candidato perdedor que está vez si se podría inscribir con tiempo y no pasar las vergüenzas que nos tiene acostumbrados buscando una Presidencia que le es esquiva desde el año 1998.