Opinión

LA DERECHA TESTICULAR

Antonio Aguirre Medina / Guayaquil
antonioxaguirre@gmail.com

La situación política está llegando al colmo cuando los dos representantes de la derecha ecuatoriana se pelean como dos malandrines de burdel, sacando a relucir ante el país su capacidad y potencia testicular, que no creo que le interese a la mayoría de compatriotas que anhelamos un país mejor, pero si se podría pensar que a otros políticos si les interese.

Los dos personajes son viejos conocidos y, posiblemente confidentes mutuos. Se conoce que antes de distanciarse, almorzaban juntos un día a la semana y, Lasso era representante de Nebot cuando fue alcalde de Guayaquil en la Fundación Terminal Terrestre como presidente de la institución.

Se conoce además que, en la primera campaña presidencial de Correa, Lasso le hizo un aporte económico y que Nebot tenía amigos comunes con el actual prófugo de la justicia, pero los tres aparentemente estarían en boca de Pólit, quién estaría presto a cantar en el juicio que se inició en el estado de Florida, E.E.U.U.

El más favorecido de esta ingenua competencia sobre la capacidad testicular seguirá siendo el prófugo de la justicia que estaría utilizando a los dos ex amigos en su ansiado plan de retorno al país mediante una Comisión de la Verdad, que la convertirían en pocos días en una Comisión de la Mentira y no es de extrañarse que esté manipulando a los dos competidores para ver quién podría ganar el premio al mejor testículo del Ecuador.

Nunca antes en la historia republicana la noble actividad política ha llegado a tan bajos niveles y un desprestigio tan acelerado que los últimos quince años se deberían de borrar de la historia nacional.