Actualidad

La década del sentenciado Carlos Pólit en la Contraloría terminó por el escándalo de Odebrecht

Carlos Pólit, desde la Contraloría, fue uno de los protagonistas clave de la década de la Revolución Ciudadana. Hasta que huyó, en 2017.

Desde su candidatura y primer nombramiento, en 2007, la llegada de Carlos Pólit Faggioni a la Contraloría General del Estado (CGE) fue polémica. Pese a las críticas y cuestionamientos, el exfuncionario estuvo más de 10 años en ese cargo, hasta que las pruebas de su corrupción lo obligaron a dimitir.

En 2007, había un giro político en Ecuador. Dos años antes, acusado de corrupción, Lucio Gutiérrez renunció a la Presidencia de la República. Su vicepresidente, Alfredo Palacios, lo sucedió y completó el período de cuatro años.

La posta la tomó Rafael Correa, quien llegó a Carondelet de la mano del naciente Alianza PAIS. En un hecho inédito, Correa participó en las elecciones sin lista para el Congreso Nacional. Por lo que al inicio de su período tuvo problemas de gobernabilidad, lidiando con un parlamento de mayoría opositora.

Apenas posesionado, Rafael Correa convocó a una consulta popular para dar paso a una Asamblea Constituyente que redacte una nueva Constitución. Esta iniciativa se enfrentó a la mayoría de oposición del Legislativo, en la que participaban los diputados de Sociedad Patriótica (PSP), el partido de Gutiérrez.

En medio de las pugnas por la convocatoria a la consulta popular, el Congreso tenía la tarea de mocionar una terna de candidatos para Contralor General del Estado. Correa debía elegir de esa lista al nuevo funcionario.

Entre las negociaciones para esa elección, el PSP abandonó la mayoría que se oponía a la consulta. Al tiempo que Pólit, quien había sido ministro y secretario de la administración de Gutiérrez, fue incluido en la terna de candidatos para la Contraloría.

Correa se decantó por él y lo nombró Contralor. En esos días, la clase política acusaba al Gobierno de haber entregado la Contraloría a Sociedad Patriótica como una cuota a cambio del apoyo a la consulta popular.

Esto fue negado por Pólit, quien ofreció ser independiente cuando se posesionó, en febrero de 2007. Pese a que más adelante, Sociedad Patriótica se alejó nuevamente del Ejecutivo y se volvió a oponer a la consulta, lo que terminó en la destitución de 57 diputados de diferentes tiendas políticas, Pólit se mantuvo en el cargo y se distanció del PSP.

Más bien Pólit se acercó al correísmo, lo que le sirvió para quedarse 10 años en el poder. Fueron los mismos años que Rafael Correa estuvo en el cargo, quien se refería a Pólit como «simpatiquísimo» y un «contralor de lujo».

Dos reelecciones cuestionadas

Tras la primera designación de Carlos Pólit, Ecuador vivió un la transición de la Constitución de 1998 a la que se aprobó en 2008. El manabita sobrevivió a ese proceso y se postuló para el primer concurso dirigido por el recién aparecido Consejo de Participación Ciudadana (CPCCS).

Su postulación empezó observada. Pese a estar en el cargo, no renunció para buscar la reelección. Eso gracias a una medida cautelar dictada por la Corte Constitucional (CC) de la época.

Además, en el concurso -de manera sui géneris- Carlos Pólit obtuvo 100/100, tras obtener las notas máximas en las calificaciones de méritos (hoja de vida) y oposición (prueba escrita).

Tampoco detuvieron su reelección las cinco impugnaciones que recibió en el proceso. Una provino de Leonardo Viteri, entonces asambleísta por el Partido Social Cristiano, quien reveló que Pólit solo había trabajado 281 de los 1.095 días que había estado en funciones.

Así, Pólit Faggioni alargó su período durante cinco años más, hasta 2017. Ese año, el CPCCS volvió a organizar un concurso.

Nuevamente, las calificaciones de Pólit fueron brillantes: 48 en méritos y 47 en la prueba, para un total de 95/100. Otra vez, hubo denuncias públicas de irregularidades en el concurso.

Pero, los organismos de control -totalmente copados por el correísmo- las desecharon. Pólit se volvió a posesionar y debía estar en el cargo hasta 2022, aunque tres meses después de su nombramiento huyó y renunció.

La década de Pólit

Durante los 10 años y cuatro meses que estuvo en el cargo de contralor, Carlos Pólit acumuló elogios del correísmo. Pero también críticas y señalamientos de la oposición política y de la sociedad civil.

Según sus rendiciones de cuenta, entre 2007 y 2016, la Contraloría a su cargo aprobó 22.411 informes de auditoría. Se habían duplicado las acciones de control. Pero, solo el 9,5% de esos informes tenían indicios de responsabilidad penal, que tampoco avanzaban en la Fiscalía.

Solo después de su salida de la entidad se conoció que el control era a medias y direccionado. En julio de 2021, durante el juicio político de quien fuera su sucesor y mano derecha, Pablo Celi, se revelaron algunos detalles.

Carlos Pareja Yannuzzelli, exministro del correísmo y sentenciado por corrupción, señaló que en la Contraloría funcionó una estructura de corrupción, que la comandaba Pólit y que involucraba a Correa y a mandos medios de varias entidades estatales. Uno de los casos más sonado fue el del terreno para la Refinería del Pacífico, obra que nunca se concretó.

La Comisión Ciudadana Anticorrupción denunció un sobreprecio, ignorado por la Contraloría, en la compra del terreno. Pólit denunció a los nueve comisionados por calumnia. Entre los demandados estaban Julio César Trujillo, Isabel Robalino y Jorge Rodríguez. En 2017, una jueza los sentenció, pero tras escuchar el fallo oral, Pólit retiró la querella y todos fueron absueltos.

Odebrecht y la sentencia en Ecuador

Las sospechas de la corrupción de Pólit se confirmaron en 2017, luego de su segunda reelección. En el mundo había estallado el llamado caso Odebrecht. La constructora brasileña había pagado sobornos en varios países en el mundo, a cambio de la obtención de contratos estatales y la condonación de sanciones administrativas.

En Ecuador se hablaba del pago de USD 35 millones en coimas pero no se conocía a los receptores. Las investigaciones en Ecuador apuntaban al entonces vicepresidente Jorge Glas, su tío Ricardo Rivera y a Carlos Pólit. En mayo de 2017, Pólit viajó a Estados Unidos para un supuesto tratamiento médico, pero nunca más volvió.

Luego de irse, la Fiscalía allanó su vivienda y la Asamblea Nacional empezó un juicio político en su contra. En junio de ese año, finalmente, renunció a la Contraloría y comenzó su historia judicial.

A inicios de agosto de 2017, se filtraron audios de conversaciones entre José Santos, representante de Odebrecht en Ecuador, y Pólit. Ahí hablaban de la entrega de sobornos al contralor, a Glas y a su tío.

Esos audios y otras pruebas documentales liberados por la empresa brasileña dieron paso a dos casos en Ecuador. Uno por asociación ilícita, en el que fueron sentenciados Glas y Rivera.

Y otro por concusión, en el que Pólit fue sentenciado a seis años de cárcel. Según demostró la Fiscalía ecuatoriana, Pólit recibió millones de Odebrecht a cambio de emitir informes favorables para Odebrecht relacionados con las obras Daule – Vinces, Manduriacu, Pascuales – Cuenca, Refinería del Pacífico y Acueducto la Esperanza.

También fue sentenciado John Pólit, hijo del excontralor. Aunque su sentencia se anuló en la casación, ya que hubo un error de aplicación de la ley, ya que debió ser condenado como encubridor y no como cómplice Pólit padre, en cambio, todavía tiene pendiente el cumplimiento de su sentencia en Ecuador, ya que sigue siendo prófugo.

Tampoco ha pagado los USD 40,4 millones de reparación integral. Además, desde el 8 de abril de 2024, será juzgado por lavado de activos en Estados Unidos, a donde supuestamente llevó el dinero de las coimas y lo invirtió en bienes raíces y otras empresas.

Fuente:  PRIMICIAS