Opinión

La convención social cristiana y Jaime Nebot

Dr. Franklin Verduga Velez/Guayaquil

Reducido el peligro de contagio del COVID que casi me mata, concurrí a la convención social cristiana del pasado sábado. Me afilié al mismo hace decenas de años el mismo día que lo hizo Jaime Nebot. Íbamos a ser candidatos a diputados por la lista 6.

Por prohibición médica no iba a actos masivos. Fue una buena decisión para comprobar el cómo y el porqué el PSC fue y sigue siendo un convocante poderoso del pueblo.

Llegaron más de 4.000 personas que coparon el recinto con los pasillos repletos que impedía caminar. La primera pregunta es, ¿cómo puede reunir ese público un partido que no está en el gobierno del estado ni en el provincial o el local? y me respondo. Se trata de una poderosa estructura nacional enraizada en el Ecuador Profundo durante 73 años de vida. Es natural que en tanto tiempo algunos oportunistas que andan atrás de los empleos, contratos y picardías deserten pero llegan nuevos a militar.

Era notoria la ausencia de algunos concejales de la ciudad y uno que otro dirigente barrial prendidos de la teta municipal. No hicieron falta. Me sorprendió la presencia de nuevos aliados y militantes de otros partidos, incluso, legisladores pero más las caras de algunos arrepentidos que se fueron por ambiciones frustradas y están de vuelta. Allá ellos con su conciencia. La otra interrogante y ¿por que?.

Pues está estructura política sigue impertérrita sin que sufra menoscabo popular por la persecución mediática de plumíferos a sueldo de Lasso que les paga a través de un banco. Bueno, porque el partido social Cristiano tiene doctrina, principios, ideología y programa que defiende a las fuerzas productivas del trabajo en la pesca, agricultura, a los derechos de la mujer, a los ganaderos, gente del turismo y profesionales cuyos dirigentes fueron al acto y lo expresaron en la tribuna reconociendo que el PSC es el único que se preocupa por sus verdaderos problemas.

El PSC no se fundó para hacer presidente a algún oportunista o a millonarios traficantes de dinero que cobran lo invertido con el negocio de la deuda externa de la que compran bonos que nunca acaban de pagarse. Y tiene para su fortuna a un conductor y guía visionario, constante, perseverante y probado administrador como Jaime Nebot que nunca ha sido investigado y menos acusado por la justicia de actos deshonestos en sus decenas de años en la vida pública.

El evento, según lo comenta el diario (panfleto) llamado “Expreso”, redujo la concurrencia a 3.000 personas pero no pudo ocultarlo. Me apeno que diario “El Universo”, en su crónica del acto no haya exhibido fotos de la multitudinaria concentración. No importa. La única verdad que existe es que hoy, en el Ecuador solamente el partido social Cristiano y todavía el correismo en acelerado deterioro y caída libre pueden reunir esa cantidad de adherentes. Mastiquen su rabia los enemigos jurados del PSC, de Nebot y los traidores.