Economía

La contratación de generación eléctrica adicional para enfrentar la crisis eléctrica podría tomar tres meses más

Tanto si llueve mucho como si llueve poco, los ecuatorianos se están enfrentando a un sistema eléctrico frágil, con muchos problemas estructurales, y con la amenaza constante de apagones. Se necesita contratar energía adicional, pero demorará al menos 3 meses más.

El sistema eléctrico ecuatoriano tiene problemas por todos lados, desde hidroeléctricas con fallas estructurales y paralizaciones crecientes como Coca Codo Sinclair hasta una casi nula inversión para aumentar la generación de electricidad durante los últimos 7 años.

Desde octubre de 2023 hasta diciembre de 2024 se registraron apagones diarios durante la etapa final del Gobierno de Guillermo Lasso y el inicio del Gobierno de Daniel Noboa. Se anunciaron contrataciones de energía adicional (barcazas o soluciones termoeléctricas en tierra); pero todos los procesos licitatorios se cayeron.

El aumento de las lluvias llegó al rescate y los caudales de los hidroeléctricas aumentaron y a finales de febrero de 2024, la ex ministra de Energía, Andrea Arrobo, y el presidente Noboa anunciaron con bombos y platillos que su gestión había dado el resultado de un país libre de apagones.

Sin embargo, como analizó LA HORA, lo que realmente pasó es que llovió más y por un tiempo todo pareció solucionado; pero, más allá de la aprobación de la llamada «Ley no más apagones», no se hizo nada de fondo para solucionar los problemas del sector eléctrico.

El cielo comenzó a fallar desde marzo y la sequía se hizo profunda en abril. Por eso, a pocos días de la consulta popular, el Gobierno de Noboa tuvo que anunciar apagones desde hasta 8 a 9 horas al días, denunciar sabotaje interno, sacar del cargo a Arrobo y poner como super ministro, a cargo tanto de Transporte y Obras Públicas como Energía y Minas, a Roberto Luque.

Otra vez, el aumento de las lluvias, y la reactivación de las importaciones de energía desde Colombia, hicieron que los apagones sean cada vez más cortos y que se terminaran suspendiendo; pero los problemas estructurales siguen ahí.

El pasado fin de semana y el lunes 17 de junio de 2024, el Gobierno anunció varias veces que habrían apagones, salieron cronogramas de cortes desde las empresas de distribución; luego se descartaron y se volvieron a confirmar varias veces.

Coca Codo Sinclair es una bomba de tiempo por sus graves problemas de diseño y la erosión regresiva en el río Coca. Si llueve mucho, el embalse se llena de sedimentos que no se puede evacuar de manera automática, sino manual, y eso significa parar la operación de una central que genera hasta el 25% de la energía que se consume al día

En en este contexto, la gran pregunta es si el país está listo para el próximo estiaje (época de sequía), que podría llegar entre agosto y septiembre de 2024.

Contratación de energía adicional está en camino, pero demorará al menos 3 meses

Según una entrevista del gerente general de Celec (Corporación Eléctrica del Ecuador), Fabián Calero,  dentro de aproximadamente tres meses se podría contar con generación energía eléctrica adicional para suplir al menos en parte las carencias del frágil sistema ecuatoriano.

Calero explicó que se apunta a la adquisición o alquiler de barcazas y generadores termoeléctricos que vienen en contenedores (de instalación rápida), que ya se están instalando en Quevedo (Los Ríos), donde están cerca de incorporar 32 unidades y ocho unidades más en la provincia de Santa Elena, que en conjunto aportarán 62 megavatios (MW) al sistema eléctrico del país.

El gerente general de Celec aseguró ya están trabajando en los procesos licitatorios, ya sean de barcazas o de generadores termoeléctricos. Se priorizará la compra y no la renta de ese tipo de soluciones.

Supuestamente, ya se ha trabajado en el proceso precontractual, informes y estudios, por lo que en las próximas semanas se lanzaría el proceso de adquisición.

No se saben mayores detalles sobre estas compras previstas, que en el caso de las barcazas generaron críticas y denuncias durante los últimos meses del Gobierno de Lasso.

LA HORA ha pedido una entrevista con un vocero de Celec para obtener mayores detalles y precisiones sobre la situación de la crisis eléctrica, pero hasta el momento no se ha obtenido respuesta.

El mismo ministro Luque ha dicho en múltiples ocasiones que el sistema ecuatoriano llega a tener hasta 1.000 megavatios de déficit de generación cuando las hidroeléctricas no funcionan a su mayor capacidad por temas climáticos.

Además, el pasado 17 de junio de 2024, Luque advirtió que se debe hacer un monitoreo constante porque las situación puede cambiar rápidamente de un momento a otro.

Según Celec, en general, las medidas corto, mediano y largo plazo que se están impulsando sin las siguientes:

-Incorporación de nueva generación emergente (una generación móvil que sea de rápida instalación).

-Mejorar la indisponibilidad del parque general termoeléctrico.

– Incorporación de nuevas tecnologías como el almacenamiento de energía en el sistema eléctrico.

Sin embargo, no hay certezas de cuándo se darán nuevos apagones y si realmente el Ecuador estará listo para la sequía de la última parte de 2024. (JS)

Por:  Diario LA HORA