Opinión

LA CONAIE SIGUE AMENAZANDO.

Antonio Aguirre Medina/ Guayaquil
antonioxaguirre@gmail.com

Como es su ancestral costumbre vivirán divididos, pero no para reinar sino, más bien, para colaborar a la destrucción de un país en el que los anteriores gobernantes los vejaron y los persiguieron como perros hambrientos, sin olvidar que hasta les quitaron la sede y les hicieron perder algunas vidas.

Están dedicados a buscar conflictos bajo cualquier pretexto, nada les parece bueno y atacan cualquier iniciativa del gobierno, sin darse cuenta de que son una minoría que intenta desestabilizar la democracia, exponiéndose al uso de la fuerza pública que esta vez sí les aplicará todo el rigor de la ley.

PACHAKUTIK y la CONAIE por lo general discrepan entre ellos, pero siempre terminan tranzando a espalda de sus propias comunidades. Su credibilidad cada vez es menor y si esta vez llegaron a la Asamblea Nacional con un alto número de representantes, fue por un descuido irresponsable de los encargados de las otras campañas que no hicieron conocer a la ciudadanía ni siquiera el nombre de los candidatos que los representarían en el Parlamento y que hoy les hacen tanta falta para captar una mayoría Legislativa.

La cacareada justicia indígena deberían aplicarla con extrema severidad a todos aquellos poseedores de los ponchos dorados que se han enriquecido a través de los años aprovechando el nombre de sus Nacionalidades autóctonas.

Si no hay los cambios requeridos, este gobierno luego de los 60 días volverá a renovar el estado de excepción, y así, intentará gobernar de decreto en decreto sin resolver la inseguridad, lo único que pasará es un cambio de ministros, como últimamente ocurrió con el de Defensa.