Opinión

LA COMISIÓN DE FISCALIZACIÓN

Por: Mario Ponce Lavalle – Quito

 

Como todos sabemos, el Poder Legislativo dentro de un esquema democrático, tiene a su cargo dos roles fundamentales: crear las leyes que requiere la Nación, y fiscalizar al Poder Ejecutivo, sobre el buen uso de los recursos públicos y el adecuado cumplimiento de la Ley.

Dentro de la conformación actual del Legislativo ecuatoriano, llamado Asamblea Nacional, se han dado varias sorpresas -positivas, por cierto- desde su conformación a mediados del mes de mayo…

Una de ellas, que la considero relevante, es la conformación de la Comisión de Fiscalización y la designación de su presidente, en el asambleísta Fernando Villavicencio, así como la descripción de un muy amplio plan de trabajo para los siete meses restantes de 2021.

Ha señalado esta Comisión, la lista de casi 60 casos trascendentes que abarcarán su tiempo, donde el presumible mal uso de los fondos públicos, y consiguiente robo, ¡deberán ser esclarecidos y salir a la luz…!

Este rápido y concreto señalamiento de objetivos, NO ha sido usual en el Legislativo, y habla bien de una intención de trabajo serio, que reivindicaría al Legislativo del país, de aquel nivel de cloaca y complicidad con el delito, en el que tristemente le dejaron sumido la gran mayoría de representantes de la última Asamblea Nacional; destacados por su nivel de ineptitud y falta de ética, no exenta de ignorancia y estulticia; Habiendo habido muy pocos asambleístas dignos y positivos que honraron su nombre en medio de aquella miseria humana…

La gestión liderada por Villavicencio, será casi con seguridad, intensa y de rápida acción; en razón de que él, ha sido un muy destacado periodista de investigación, que junto a otros colegas del mismo ramo, han venido recolectando y destapando continuamente la podredumbre que ha asolado al país durante los últimos 14 años; y dispone Villavicencio, de un verdadero “arsenal” de información avanzada y documentada, para dar con los más importantes “esquilmadores” de los fondos públicos, en la era de la Revolución Ciudadana…#1 y #2…

A muchos puede gustar o disgustar la figura y el accionar que ha tenido Villavicencio, a quien por cierto, se ha perseguido, amedrentado, allanado sin respetar ni siquiera la impresión causada a sus pequeños hijos a mitad de una fría madrugada, pero nadie podrá decir, que la MAYORÍA de casos emblemáticos -tales como el Arroz Verde- no han salido de su trabajo originario, junto al de sus colegas… y que, conforme ha transcurrido el tiempo, se ha ido agregando casos nacidos de su esfuerzo, con muy amplia documentación de soporte, que generalmente es CONTUNDENTE y probatoria.

Adicionando que, ha tenido la recta intención de entregar todo aquello a la Fiscalía, Contraloría y al mismísimo Poder Ejecutivo, ¡lo cual habla bien de su patriotismo…!

En virtud de lo dicho, deseo como ciudadano común, y como, parte de todos aquellos ecuatorianos de bien, qué aberramos del robo y del enriquecimiento ilícito, que se concreten buenos días, y buenas acciones en beneficio del país, y que este conozca y escarmiente a los culpables, luego del debido proceso… las verdades a flor de piel, sobre este clamor ciudadano, restañaran la lacra moral que nos infringieron un grupejo de antipatrias… esperando que esta Comisión de Fiscalización, no se diluya en tonterías, sino que ponga el dedo en la llaga, y que los ecuatorianos podamos saber finalmente: ! ¡Donde está la Plata…!

¡Éxito y buen trabajo, deseo al asambleísta Villavicencio y sus colegas…!