Opinión

La clase media…

Dr. Jorge Norero González / Guayaquil

 

Me sorprende que entre los argumentos que se esgrimen por parte del Gobierno para eliminar el subsidio a los combustibles, se utilice que una familia con un salario de $1,800 tranquilamente puede pagar mucho más valor por utilizar una gasolina extra de mala calidad, con mucho azufre y plomo, poco octanaje y además incompleta al momento de adquirirla en estaciones de servicio, que no venden la cantidad que deberían vender…

En efecto, si las familias no tuviesen que pagar por educación privada porque la pública es de pésima calidad y con alto consumo de drogas, violaciones, adoctrinamiento en contra de la moral, principios, promoción de ideas de liberación de sexo, uso de anticonceptivos, cambio de sexo y otras tracaladas de aberraciones, posiblemente podría alcanzar para pagar un poco más por los combustibles…

Pero además, habrá que llevar en algún momento a los hijos o ellos mismos al médico, y si tienen que hospitalizarse, si no tienen ahorros, las probabilidades de hasta morir son muy altas en los hospitales públicos, si es que dan gratis las medicinas y si las hay.

De manera que contratar un discreto plan de salud es de sabios y personas prudentes. $100…

Pagar el internet, herramienta fundamental en el hogar para todos sus integrantes, porque sin ella no podrían estudiar, investigar, etc., no deja de costar $25, sin hablar de un plan para ver televisión por cable…

Pagar las planillas de agua potable, energía eléctrica, recolección de basura, por lo barato $100 los tres…

Alimentos para cuatro miembros, por lo menos $500 mensuales.

Alquiler barato $300, más alícuotas de la urbanización, guardianía otros $100…

Los colegios de los niños $500 por los dos, más gastos de libros, cuadernos, pago del bus de transporte $100.

Si compraron un vehículo apenas tendrían $200 para pagar mensualidades, de manera que lo mejor sería vender el vehículo y olvidarse de consumir gasolina o algo parecido…

Pensar, amigos, que una familia joven que se inicia esperando tener oportunidades, adquirir bienes, tener ciertas comodidades, ganando $1,800, que es un muy buen sueldo para nuestro medio, sin la ayuda de sus respectivos padres, no podrá aspirar a un proyecto a largo plazo. Apenas van a vivir con la esperanza de mejores oportunidades…

Con la subida de los combustibles, se ahoga a los jóvenes en sus ilusiones y sueños, no quedando más opciones que migrar o que todos trabajen en el hogar, siendo muy rigurosos y disciplinados en todo, para consumir con los años sus energías, sin haber construido un hogar con casa propia para poder recibir hijos o poder cuidar de sus padres o algún familiar que tenga alguna enfermedad, discapacidad o sean viejitos…

La mayoría de las familias ecuatorianas son pobres y muy pobres; el uso de los vehículos no es un lujo, es una necesidad, y ahora más que nunca ante la falta de trabajo, miles de hombres y mujeres utilizan carros y motos como delivery, taxis, son mensajeros, o muchas empresas contratan personal con vehículo propio…

Estamos jodidos; eliminar los subsidios a las gasolinas no es la solución. La grave crisis fiscal, en gran parte, es por causa de la enorme, ineficaz y corrupta burocracia, por las reiteradas condonaciones de intereses y deudas a los grandes evasores, por los sueldos dorados a gente figurativa, pipones y asaltantes, por las malas inversiones en obras públicas innecesarias, suntuosas y con sobreprecio…

Si no tuviéramos ladrones que se robaron los fondos reservados, asambleístas delincuentes y narcopolíticos, presidentes ineptos y traidores, jueces que subastan sus sentencias, profesores pipones y pillos, así como médicos negociantes de medicinas e insumos… con sobradas razones, tendríamos servicios públicos de buses y metro excelentes, no habría necesidades de utilizar vehículos para ir a trabajar o para la universidad. Pero como aquí todo en su mayoría es una solemne porquería y de mala calidad, vivir aquí es carísimo y sí, mejor es vivir encerrados por la inseguridad, porque podríamos ser la próxima víctima y la noticia de algún medio.

Semper Fi.