Opinión

LA CIRUGÍA DE LA SALVACIÓN

Henry Rafael Silva Viteri

henry.silvaviteri66@gmail.com

A la sala de emergencia del hospital llegó Ecuador, un paciente sumamente rico pero lamentablemente descuidado y por eso presenta un cuadro clínico calamitoso que si no le dan un tratamiento urgente con profesionales capacitados y honestos, el paciente tiene todas las posibilidades de morir.

Ha sido un paciente que siempre ha estado aquejado de males, unas veces severos pero no para morir y otras veces leves que los ha podido superar. Pero la crisis que está viviendo actualmente es en realidad calamitosa y estado es comatoso.

Todo ocurrió en el año 2006, cuando como siempre se dejó embaucar por el discurso populista de un desconocido curandero plagado de complejos y resentimientos y con ideas torcidas y fuera de contexto, presentaba un título académico obtenido en universidades del exterior pero este curandero no sabía hablar el idioma de los países en donde obtuvo el título.

Como buen timador se fue metiendo en los consultorios de médicos mediocres que le dieron la oportunidad de re ayudante, pero fue tan mala su labor que dejó de trabajar con ellos. Su complejo de inferioridad e ignorancia trataba de ocultarlo con una gran prepotencia y fue así que auspiciado por personas inescrupulosas puso su consultorio y convenció a la paciente Ecuador pa’ que con sus “grandiosos” conocimientos, brebajes y menjurjes podía darle la fuerza y la salud que necesitaba.

Y Ecuador cayó en la trampa, le dio toda la libertad para que este curandero de pacotilla hiciera con él lo que quiera, hizo que el paciente firmara un cheque en blanco y aprovechó para así, él y su círculo rosa, negro y verde flex para despojarlo del dinero y todos sus bienes y postrarlo en el cáncer del narcotráfico y en la lepra de la corrupción; lo despojó de todo, de la voluntad, las riquezas, la moral; lo vendió a usureros chinos, a sanguijuelas brasileras, a chinches militares que lo desangraron.

Ecuador moría pero su cuerpo sintió algo que lo hizo reaccionar, esto asustó al curandero que se dio cuenta que estaba perdido así que le recomendó hacer una junta médica y puso en esta junta a un recomendado suyo tan ignorante como él y comprometido en las malas prácticas, se llamó a esta junta en la que participaron profesionales de prestigio que sugirieron una cirugía urgente para salvar la vida del paciente, viendo que esto significaba su perdición logró a base de engaños y fraude colocar como médico de cabecera a su recomendado que de tumbo en tumbo ha ido posponiendo la cirugía de alto riesgo que necesita Ecuador y así pueda librarse de tantas pulgas, piojos, garrapatas y demás alimañas que enferman al paciente.

Si Ecuador no se somete a esa cirugía urgente tengan la seguridad que Ecuador muere.