Opinión

La carta

Colaboración de Aníbal Carrera Arboleda/Quito

 

 

Quito, 26 de marzo de 2024

Señor

Pabel Muñoz

Alcalde del Distrito Metropolitano de Quito Ciudad.-

Señor Alcalde:

El Hotel Quito fue diseñado y construido entre 1958 y 1959 como parte de un importante esfuerzo de modernización de la arquitectura pública de la ciudad, junto con el terminal del aeropuerto, la Casa de la Cultura y el Palacio Legislativo. Su relevancia no solo se deriva de su originalísimo diseño arquitectónico, sino de su emplazamiento en uno de los puntos neurálgicos de la meseta quiteña desde tiempos preincaicos: la Pata de Guápulo, por donde la ciudad recibe al sol naciente.

Por todo lo anterior, e invocando el premio Ornato que se le confirió en 1961, el Concejo Metropolitano de Quito incluyó al complejo arquitectónico del Hotel Quito en la lista de edificaciones protegidas de la ciudad mediante resolución 353 del 6 de julio de 1998. En 2014, esa condición patrimonial de protección absoluta fue ratificada mediante la resolución del Concejo Metropolitano C250 del 4 de diciembre de 2014 en que se aprobó el inventario patrimonial del barrio La Floresta, siendo éste el último acto administrativo concerniente a la condición patrimonial del Hotel por parte del Municipio. En 2020, el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) ratifica esta protección mediante su resolución 114. Todas estas declaraciones consideran al complejo arquitectónico-paisajístico Hotel Quito en su integralidad y comprenden todos los predios que lo conforman, incluidos sus jardines y estacionamientos, lo que está graficado con claridad en las fichas inventaríales de respaldo.

El predio sobre el cual ahora se argumenta que no pertenece al conjunto patrimonial y en donde se pretenden levantar torres de viviendas y un centro comercial, no solo que fue parte integral del proyecto desde un inicio, sino que, para poder integrarlo —pues se trataba de varios predios privados— se declaró su utilidad pública y se utilizaron fondos públicos para adquirirlos, todo como consecuencia de una efectiva colaboración y preocupación interinstitucional. Como consta en las respectivas actas del Concejo Municipal y en los contratos de compraventa, el expreso propósito de esas adquisiciones fue dotar al proyecto del Hotel Quito de parques y estacionamientos, y, lo que es crucial, para asegurar el paisaje y la conexión visual recíproca con la ciudad, es decir, para impedir que en ellos se construya cualquier edificación que interfiera con el entorno arquitectónico-paisajístico del Hotel.

Con base en estos elementos1, así como en las recomendaciones del Consejo Técnico de Apoyo para la Protección de la Arquitectura Moderna del INPC (conformado por la academia, el Colegio de Arquitectos del Ecuador, el Ministerio de Cultura, la institución internacional especializada en patrimonio moderno DOCOMOMO y la Asociación de Municipalidades del Ecuador), en diciembre de 2023 el INPC, como organismo rector nacional en temas de patrimonio, solicitó al Municipio que, de acuerdo con las competencias que le confiere la ley de Cultura de 2016, actualice la ficha inventarial del Hotel Quito restituyendo la protección integral a todos los predios que conforman y conformaron históricamente el conjunto arquitectónico-paisajístico, incluido aquel de los jardines y estacionamientos.

Sorprende que, desacatando esta disposición, en enero de este año el Municipio haya dispuesto a la entidad colaboradora del Colegio de Arquitectos CAE que inicie, como su delegada, el proceso de aprobación del proyecto en el predio que contiene los jardines y estacionamientos. Ante las dudas existentes y en conocimiento de la disposición pendiente del INPC, la entidad colaboradora consultó al Municipio si, a pesar de estos antecedentes, debía proceder con la aprobación sin que se sigan los procedimientos apropiados para un predio patrimonial. Desentendiéndose de todos los elementos arriba señalados, el Municipio le respondió que prosiga.

Resulta preocupante este apresuramiento en emitir las licencias para un proyecto que pone en riesgo un componente destacado del patrimonio nacional y de la identidad de la ciudad. Los estudios históricos sobre el diseño y construcción del complejo arquitectónico-paisajístico Hotel Quito, así como el análisis técnico-jurídico de la evolución de su condición protegida son claros: el Hotel Quito comprende todos los predios del proyecto original y a todos ellos aplica la protección patrimonial, incluido el predio de los jardines y estacionamientos en donde se pretende construir. Asimismo, no existe duda alguna respecto de la resolución del Concejo Municipal del Ilustre Cabildo

  • Dos recientes investigaciones, Núñez y Luzuriaga 2023 (wwt.ly/LqASU) y Fierro y Realpe 2023 (www.t.ly/UA1Uk) esclarecen el proceso histórico de consolidación de los predios del Hotel Quito, su diseño y construcción, y su situación patrimonial.

de Quito, contenida en el Acta número 23 de 17 de abril de 1959, en la que se declara de utilidad pública los ocho lotes de terreno que conforman los jardines y el actual parqueadero del Hotel Quito en la “Partida de Guápulo” con el fin de dotar de mayor visibilidad y no afectar a la estética y ornamentación del Hotel Quito, declaratoria que no ha sido modificada hasta el día de hoy.

También nos causa preocupación que algunos funcionarios municipales, de manera especial desde 2015, en sus declaraciones públicas hayan asumido como propios los argumentos de la empresa constructora interesada en el proyecto, contrariando las evidencias contenidas en la extensa documentación pública en la que se soporta la posición de expertos, gremios de arquitectos y urbanistas, la academia y las agencias estatales rectoras del patrimonio. Llama especialmente la atención la promoción entusiasta de esos argumentos por parte de personeros de la Comisión de Áreas Históricas y Patrimonio del Concejo Metropolitano, encargados de decidir y precautelar el interés ciudadano en estos temas. Todo esto desdice de la condición de dirimente imparcial y custodio del interés común que es la razón de ser del Municipio Metropolitano de Quito como representante de todos los ciudadanos.

Como ex alcaldes de esta ciudad expresamos nuestra preocupación por el riesgo de afectación al patrimonio y a las responsabilidades y obligaciones inherentes a las instituciones municipales de Quito. Dadas las denuncias de polémicos procesos concernientes a agencias municipales en el transcurso del tiempo,2 demandamos de usted, señor Alcalde, como máxima autoridad ejecutiva del Municipio, de sus agencias y de sus autoridades:

– Que el Municipio acate con rigurosidad, tanto en las actuaciones de sus agencias internas como las de sus delegadas (en este caso, la entidad colaboradora del CAE), la disposición judicial de detener todos los trámites relacionados con el Hotel Quito hasta que no se cumpla la disposición de actualizar la ficha patrimonial restituyendo la protección integral a todos los predios que constituyen y han constituido el Hotel Quito, de acuerdo a los actos administrativos correspondientes y a los lineamientos establecidos por el INPC.

 

  • Ver, por ejemplo, la trasmisión de la sesión 178 del concejo metropolitano del 7 de septiembre de 2017 (wwt.ly/ph0mU), de la sesión 218 del 3 de mayo de 2022 (www.t.ly/qISjv), o de la sesión 280 del 25 de abril de 2023 (www.t.ly/Fbo7i), así como el examen especial de contraloría DNA5-GAD- 004-2022 de junio de 2022 (www.t.ly/aFzWt), entre otras.
  • Que respete la resolución del Concejo Municipal del Ilustre Cabildo de Quito de 17 de abril de 1959, por la que se declara de utilidad pública los ocho predios que ahora conforman los jardines y estacionamiento del Hotel Quito en la “Partida de Guápulo” con el fin de dotar de mayor visibilidad y no afectar a la estética y ornamentación del Hotel.
  • Que los funcionarios municipales y concejales encargados de resolver sobre este tema adopten una posición imparcial y se abstengan de emitir en la esfera pública conclusiones categóricas en base a información parcial y subordinada, que después pueda comprometer sus decisiones.
  • Solicitarle que usted, señor Alcalde, de manera personal, presida las acciones y decisiones que este caso amerita. La conservación del patrimonio de la ciudad, como bien público, ha significado un enorme esfuerzo social e institucional, sin el cual sería imposible mantener la condición extraordinaria de patrimonio cultural de la humanidad, de la que los quiteños y ecuatorianos nos enorgullecemos.

Confiamos en que su responsabilidad como primera autoridad del Distrito Metropolitano de Quito dé paso a que sean las certezas jurídicas y las consideraciones técnicas para la conservación adecuada del patrimonio las que resuelvan el destino del Hotel Quito, y no la irreversible lógica de los hechos consumados.

Paco Moncayo Gallegos Augusto Barrera Guarderas Roque Sevilla Larrea Andrés Vallejo Arcos