Opinión

La carrera por la vacuna 

Por: Yovana Cárdenas Lino 

Desde Lima, Perú, para La Nación de Guayaquil, Ecuador. 

 

 

 

Comenzamos el mes más esperado del año, el mundo le pone “acelerador” a lo que todos esperamos, la vacuna. La llegada de una vacuna segura y eficaz sería el comienzo del fin de la pandemia. Conforme pasan los días, el tema de las vacunas y todo lo que las rodea se va desplazando hacia el centro de las preocupaciones del país. Especialmente después de las interrogantes abiertas por el Comando Vacuna del Perú, sobre la información inexacta que estaría difundiendo el Ministerio de Salud en torno a la cobertura de las vacunaciones. 

El Minsa ha anunciado que adquirirá, aparte de 10 ultra congeladoras para las antes mencionadas, entre refrigeradoras y congeladoras solares y eléctricas, prefabricadas por la Organización Mundial de la Salud, para poder distribuir a todo el país. Urge entonces que se levante el velo de opacidad que parece haber impuesto el Minsa respecto a la logística de las vacunaciones en territorio nacional 

En el otro continente, el Reino Unido iniciará la vacunación contra el COVID-19 la próxima semana en medio de la expectativa mundial. No fue desde Washington, ni desde Moscú, ni desde Pekín que se anunció una de las pocas noticias esperanzadoras del tormentoso 2020. El mundo literalmente respira, pero la pregunta es si este primer paso, enorme para la angustiada comunidad global, provocará una expansión de la esperanza hacia todos los rincones del planeta. 

Londres ha anunciado, como es lógico, que empezará por su personal médico y sus ciudadanos, aunque no sabemos qué vendrá después. La rapidez con la que se han desarrollado estos tratamientos es asombrosa. Se han logrado en tiempo récord y las vacunas representan una revolución tecnológica. 

Gran parte de la sociedad mundial está desesperada por volver a la vida antes de la pandemia a cualquier costo y la otra argumentando que la seguridad siempre debe ser lo primero.