Actualidad

La cárcel de Santa Elena se levantará en una zona donde hay árboles de unos 200 años de existencia

La obra se lleva a cabo con la venia del Ministerio del Ambiente, que asegura que el terreno no forma parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas ni es patrimonio forestal nacional.

 

 

El bosque conocido como La Envidia, donde el Gobierno de Daniel Noboa construye una nueva cárcel, forma parte del área de conservación y uso sostenible de Santa Elena. Una ordenanza vigente desde el 2022 determina qué tipo de actividades se pueden realizar en la zona, pero no incluye el levantamiento de edificaciones.

Basta caminar por la vía que conduce a esa zona, que forma parte de la comuna Bajada de Chanduy, para observar la biodiversidad. En el área hay ceibos que, según expertos, tienen al menos 200 años de existencia. También hay árboles de guayacán, guasango, bototillo y palo santo. Esta última especie está en peligro de extinción.

Con respecto a la fauna que habita en este bosque, lo que más se aprecia son aves. Un equipo de Ecuavisa captó en imágenes a un pichón de gavilán en la cúspide de un árbol, que exactamente una hora después fue derribado por maquinaria.

El miércoles 26 de junio comenzó la deforestación del área para construir la Cárcel del Encuentro.

El reclusorio se lleva a cabo con la venia del Ministerio del Ambiente, que asegura que el terreno no forma parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas, no es patrimonio forestal nacional y tampoco es una zona intangible.

Sin embargo, en enero de 2023 hubo una resolución emitida por la Prefectura de Santa Elena en la que se determinó que el bosque nativo de La Envidia fue declarado «área de conservación y de uso sostenible».

Además, en octubre de 2022 se publicó una ordenanza que determina las actividades que se pueden realizar dentro de las áreas de conservación y de uso sostenible provincial. Hay once ítems. Ninguno se refiere al levantamiento de edificaciones.

A escasos metros de donde iniciaron los trabajos hay hasta un letrero que identifica a la zona como área de conservación, por eso ni siquiera los comuneros, que viven de la agricultura, habían sembrado en ese espacio.

300 días de construcción

Con una inversión de 52 millones de dólares, el centro penitenciario de Santa Elena se extenderá sobre 16,2 hectáreas, y se construirá en un tiempo récord de 300 días, dijo el director del Servicio Nacional de Atención Integral a Privados de Libertad (SNAI), Luis Zaldumbide, el viernes 21 de junio durante la presentación de la obra.

La máxima autoridad penitenciaria del país apuntó que lo más destacado del proyecto, con capacidad para unos 800 reos, son sus pabellones de máxima seguridad, «diseñados para garantizar que las medidas judiciales se cumplan rigurosamente». «Este centro será fundamental en nuestra lucha contra el crimen organizado», acotó.

«Gracias a su despliegue tecnológico de vanguardia, que incluye sistemas de videovigilancia enlazados a software de inteligencia artificial, este centro no sólo será el primero en su tipo en el país, sino que también establecerá nuevos estándares en la categorización de las personas privadas de libertad según su nivel de peligrosidad», dijo Zaldumbide.

El director del SNAI recordó que en los últimos años, los centros de privación de libertad estaban dominados por el crimen organizado «mientras los gobernantes anteriores miraban a otro lado o pactaban con ellos».

Sin embargo, en el Gobierno de Noboa han recuperado el control de las cárceles, enfatizó Zaldumbide en una semana en la que familiares de presos denunciaron presuntas torturas en las cárceles y exigían reinstaurar las visitas suspendidas desde enero, a la vez que la mayoría de las prisiones se quedaron también temporalmente sin proveedor de alimentos.

«Hoy tenemos orden con los militares, con los policías y también con un comandante jefe que tiene la valentía de enfrentarlos de frente rápidamente», comentó Noboa en referencia a sí mismo como máxima autoridad de las fuerzas del órden.

Por:  ECUAVISA