Deportes

La calamidad Westbrook

El armador del Thunder se ha robado los reflectores con su actuación sobre las duelas y su amistad perdida con Kevin Durant

GUADALAJARA. La gran figura de una de las franquicias más jóvenes de la NBA se mudó de casa el verano pasado y dejó un hueco que no fue complicado llenar.

Con su salida del Thunder a los Warriors de Golden State, Kevin Durant le entregó a Russell Westbrook la estafeta de ser el gran líder de este equipo que desde la temporada 2008-2009 de la NBA tiene su casa en Oklahoma, después de mudarse de Seattle, donde la franquicia tenía el nombre de los Supersonics.

En la presente campaña, Westbrook ha hecho válido el cumplimiento de ese rol heredado y se ha convertido en el jugador que más reflectores ha atraído en la Liga en lo que va de temporada. Y no es para menos.

El veterano de ocho campañas, cuarta selección global en el Draft de 2008, es un jugador que ha polarizado a la Liga por sus actuaciones dentro y fuera de las duelas, esto por su notable desempeño en cada encuentro, donde se convierte en un jugador imparable y por sus actitudes dentro de la duela, donde a veces, se considera, peca de individualista y con un carácter explosivo cuando algunas decisiones de los referees no le parecen.

“Brodie”, como se le conoce a Westbrook, no sólo ha paralizado a la NBA por protagonizar una “telenovela” tras la salida de Durant del Thunder, sino que a lo largo de toda la temporada, el  base armador de Oklahoma está teniendo uno de los mejores años de su carrera en varios departamentos, especialmente en puntos y asistencias por juego, jugando en promedio menos de tres cuartos por encuentro.

Sin embargo, la estadística que más asombro ha generado, es la cantidad de triples-dobles que el armador del Thunder ha ido acumulando a lo largo del año y que lo colocan a la caza de una cifra que pocos se han imaginado logre alcanzarse.

En lo que va de temporada regular, 57 encuentros disputados, Westbrook ha conseguido 27 triples-dobles, es decir, ha logrado cifras de doble dígito en tres de cinco rubros estadísticos importantes para un jugador de basquetbol, ya sea puntos, asistencias, rebotes, robos y bloqueos. El jugador del Thunder ha destacado en los tres primeros rubros, promediando un triple-doble por temporada, con promedios de 31.1 puntos, 10.1 asistencias y 10.5 rebotes por encuentro.

Con 25 encuentros por disputar en la temporada regular, “Brodie” se coloca a 14 triples-dobles de alcanzar la cifra histórica de 41 que Oscar Robertson obtuviera con los Royals de Cincinnati (hoy Kings de Sacramento) en la temporada 1961-1962. Los números de Westbrook, aunque menores, son muy cercanos a los de Robertson en esa temporada, en la que promedió 30.8 puntos, 12.5 rebotes y 11.4 asistencias por juego, para convertirse en el único jugador en la historia de la NBA en promediar un triple-doble por temporada.

El armador del Thunder, además, ha alcanzado estas cifras de Jugador Más Valioso rodeado de compañeros de mediano nivel, lo que hace aún más valiosa su aportación para mantener medianamente competitivo al equipo, que de ser una de las fuerzas más importantes de la Conferencia Oeste, ahora ha pasado a ocupar un sitio entre los contendientes por el último boleto a Playoffs.

Sin embargo, el rol desempeñado por el egresado de la UCLA no ha sido valorado lo suficiente alrededor de la Liga, pues de cara al Juego de Estrellas que se llevará a cabo este fin de semana en Nueva Orleans, Westbrook está considerado como reserva, lo cual generó reacciones de rechazo en los alrededores de la NBA.

Hermandad rota

Quizá hastiado porque el Thunder como conjunto no cumplía con las expectativas de conseguir el título y quedarse como la eterna promesa en el Oeste de la NBA, Kevin Durant decidió marcharse de Oklahoma para firmar con la nueva súper potencia de la Liga, los Warriors de Golden State, ganándose la etiqueta de villano en la que antes parecía una dupla inquebrantable con Russell Westbrook.

Siete temporadas juntos hicieron de la pareja Durant-Westbrook una de las duplas jóvenes más potentes de la Liga, inclusive llevando al equipo del Thunder a las Finales de 2012, que perderían ante el Heat de Miami, de LeBron James y siempre teniendo a la quinteta de Oklahoma como serio contendiente año tras año.

Sin embargo, después del último fracaso del Thunder en las Finales del Oeste de la temporada pasada, precisamente ante los Warriors, Durant decidió no hacer válida una opción de contrato y prefirió marcharse, dejando solo a Westbrook, a quien le avisó a través de un mensaje de texto que ya no continuaría con el Thunder, lo cual ha generado una ola de reacciones no solamente desde el verano, sino que las actuaciones de cada uno de estos jugadores ha sido comparada partido a partido.

El morbo se ha acentuado en las tres ocasiones en las que el Thunder y los Warriors se han visto las caras, duelos en los que la mejor parte la ha sacado Durant, pues los de Golden State han sacado el triunfo en cada una de ellas, con Kevin promediando 37.6 puntos por encuentro y un signo inequívoco de que la relación Westbrook-Durant no es la misma, se dio en el regreso del ex Jugador Más Valioso a Oklahoma, cuando en un punto del enfrentamiento ambos jugadores se hicieron de palabras.

Ahora restará ver cómo se tratarán ambos basquetbolistas este fin de semana en Nueva Orleans, pues ambos forman parte del escuadrón de la Conferencia Oeste que actuará en el Juego de Estrellas de esta temporada. (INFORMADOR/LA NACIÓN )