Economía

La caja de ahorro y crédito impulsada por venezolanos que contribuye a la economía en Ecuador

Aproximadamente a unos 70 kilómetros de la ciudad de Quito se ubica Cayambe, caracterizada por el volcán de la Cordillera Central que recibe el mismo nombre. También se trata de la tercera ciudad más poblada de la provincia de Pichincha y del lugar al que llegó el venezolano Henry Chico en 2017. Después de cinco años, preside la caja de ahorros El Cayambeño, una iniciativa que ha otorgado cerca de 200 créditos a ecuatorianos y migrantes venezolanos.

La historia de Henry comenzó con la de sus padres. Ante la búsqueda de oportunidades, su mamá y papá migraron de Ecuador a Venezuela sin llegar a pensar que, décadas más tarde, su hijo haría lo mismo hacia su país de origen. Desde su permanencia en Ecuador, Henry comenzó a involucrarse en distintas actividades sociales relacionadas con temas migratorios y a escuchar las necesidades de sus connacionales.

“Las comunidades de movilidad humana necesitan acentuar más las raíces acá y allí vimos que estas personas necesitaban integrarse al sistema financiero ecuatoriano. Lamentablemente, más del 90 % de la comunidad no aplica a créditos porque no cuenta con un historial crediticio, debido a que tampoco tienen una visa permanente”, explica Henry para El Diario.

De acuerdo con el informe de la Acnur publicado en agosto de 2022, Monitoreo de protección: situación de las personas refugiadas y otras en movilidad humana en Quito, el 71 % de los venezolanos en el país no cuentan con visa y 57 % ejerce trabajos informales. Además, “el poco acceso al empleo formal es una preocupación permanente de las personas encuestadas”.

Suma de voluntades
Ante esta situación, Henry explica que en julio de 2020 decidieron crear la caja de ahorro y crédito El Cayambeño. Al principio, se habían reunido unas 50 personas, pero solo quedaron siete y, entre ellas, reunieron el capital que les permitió abrir las puertas de su sede detrás del parque Rubén Rodríguez.

Leer más Un padre venezolano y sus dos hijos piden ayuda luego de haber sido víctimas de un ataque armado en Cancún
En este tiempo, Henry añade que han recibido apoyo de organismos, como la Organización Internacional para las Migraciones a través de la cual recibieron un capital semilla no reembolsable de 5.000 dólares y equipos que les ayudaron a fortalecerse.

¿Qué es una caja de ahorro y crédito? Es una asociación que administra servicios financieros a bajas tasas de interés para sus integrantes con un fin social.

Actualmente, en El Cayambeño cuentan con 225 socios, conformados por comerciantes, vendedores ambulantes y emprendedores. “Ese básicamente es nuestro fuerte, ese talento humano que está en la calle luchando día a día por alcanzar el sustento diario de su casa, personas que son invisibles para la sociedad ecuatoriana, principalmente para el sistema financiero. A ellos les hemos dado esta oportunidad”, comenta Henry.

Alain Sánchez entiende aquella situación. Nació en el estado Zulia y migró a Ecuador en 2016. Cuando llegó a Cayambe trabajó en los semáforos de la ciudad vendiendo jugos. Posteriormente, conoció a Henry y se convirtió en uno de los siete socios fundadores del Cayambeño.

Ahora se desempeña como gerente. En ese sentido, explica que de los 197 créditos que han otorgado hasta la fecha, un 60 % ha sido para migrantes. Como también lo asegura, para ellos lo más importante es basarse en la confianza.

¿Cuáles son los requisitos para ser socio en El Cayambeño?
-Documento de identidad (cédula o pasaporte). En el caso de los venezolanos, puede ser la cédula de su país y ambos pueden estar vencidos

-Factura de servicio básico

-Fotografía tipo carnet

-25 dólares para la apertura

-Para las solicitudes de crédito, se requieren dos meses de movimientos de cuenta

Integración para oportunidades
El interés que se maneja en los créditos de El Cayambeño es del 2,3 % mensual. Alain agrega que si se trata de un crédito entre 200 y 300 dólares se puede aplicar para plazos de dos a cuatro meses, dependiendo del caso de cada persona. Además, el pago puede realizarse de forma diaria, semanal, quincenal o mensual.

En su sede cuentan con dos escritorios, sobre uno de ellos hay varias carpetas rojas con las solicitudes de créditos que han tenido en los últimos días. Alain comenta que mensualmente reciben entre 10 y 15 solicitudes. Al fondo de la oficina puede observarse una moto, pues tienen un convenio con uno de los almacenes de la ciudad con el que ofrecen créditos para motos y electrodomésticos.

“Por lo menos en motos llevamos ocho créditos y les sale mucho más barato que en el almacén. Con nosotros, esa moto sale en 1.850 dólares, que puede pagar en un año y medio, la tasa es bastante baja. Hay muchos que están trabajando de repartidores y la utilizan para sus trabajos”, agrega.

Henry, en tal sentido, explica que los créditos que han otorgado también han sido de apoyo para los comerciantes y emprendedores ecuatorianos. De hecho, los fundadores de El Cayambeño son cuatro venezolanos y tres ecuatorianos. Henry añade que durante la pandemia hicieron una buena amistad, empezaron a comentar el proyecto y terminaron incorporándose.

“Con ese poquito a poquito que recogimos logramos arrancar y logramos tener lo que tenemos hoy día, no es algo grande, pero ha logrado cumplir un objetivo básico que es fortalecer las finanzas y darle inclusión a las personas en movilidad humana y a la comunidad de acogida que no tienen oportunidades en el sistema financiero”.

Leer más Llegó a EE UU pero su hermano se ahogó cruzando el río Bravo: “Haremos que su esfuerzo valga la pena”

Esperanza ante el porvenir
Con una sonrisa, Alain asegura que se sienten emocionados cuando son testigos del crecimiento que han tenido las personas a través de los créditos. “Cuando damos una moto nos sentimos más orgullosos, porque se ve que la persona está evolucionando, y cuando son paisanos todavía más porque sabemos lo que pasan aquí cuando llegan”.

Como lo explica el Fondo Monetario Internacional en su estudio Perspectivas económicas: Las Américas, la migración de Venezuela podría aumentar entre 0,1 y 0,3 puntos el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) potencial en Colombia, Panamá, Perú, Chile y Ecuador durante el periodo de 2017-2030.

Asimismo, Henry comenta la satisfacción que sienten al ver a sus compañeros crecer. Aunque reconoce que no ha sido fácil trabajar dos años ad honorem, mantiene la esperanza de que puedan seguir creciendo como entidad financiera y poder alcanzar en un futuro un patrimonio suficiente para convertirse en una cooperativa de ahorro y crédito.

“Lamentablemente, ahora no podemos tener sucursales porque la ley no nos lo permite, pero desde otros sectores sí pueden organizarse y nosotros con todo el gusto del mundo podemos brindar esa asesoría”, dice.

En tal sentido, Henry reitera la importancia que tiene la integración y el aporte de esfuerzos para el crecimiento de una misma sociedad sin importar gentilicios. “Se trata de poder aportar al PIB del país, así como hacemos todos los migrantes en los países a los que llegamos. La migración es positiva si la analizamos y la tomamos de la mejor manera. La migración trae muchos beneficios y Ecuador ha sido testigo de ello”.

 

 

 (eldiario.com)