Opinión

LA BELLA Y LA BESTIA…

Por: Mario Ponce Lavalle – Quito

 

Bajo este título, en 1991, los Laboratorios de Walt Disney Animation produjeron una película de dibujos animados, que, debido a su excelencia técnica y argumental, se convirtió en la primera película animada, en ser nominada al Premio Oscar como La Mejor Película del año…

El argumento de esta fábula, encarna a una hermosa joven llamada BELLA, cuya melena rubia como el oro, es acompañada por dos hermosos ojos azules como el cielo, siendo también, una tierna y apacible jovencita, de carácter diáfano; donde no puede anidar sino, el noble sentimiento de la BONDAD que propicia solamente EL BIEN…

En contrapartida, existe en la obra, un fiero monstruo… FEO Y MALO HASTA SUS ENTRAÑAS, llamado BESTIA, quien fuera castigado a parecer como tal, por efecto de un conjuro que le aplicó una bruja hechicera menospreciada, debido a su MEZQUINO E INMORAL CARÁCTER… pues en el alma de LA BESTIA, no cabe sino EL MAL…el ODIO, ¡y la MALEDICENCIA…! sentimientos dañinos, todos ellos, a los cuales LA BESTIA se rinde y los sirve con CEVICIA…

En la obra de J.M. Leprince de Beaumont -su autora- LA BESTIA sufrirá esta maldición que afea su voluminoso cuerpo y alma de forma cruel… hasta que se arrepienta y cambie a ser una persona noble y buena…y recta…

Los hechos acaecidos el lunes pasado, dentro de la “cloaca legislativa”, a la que la han convertido, a la actual Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional, emulan la fábula de “La Bella y la Bestia” …con necesarios “ajustes” obligados a precisar, debido a la realidad:

¡BELLA, es esta vez! una hermosa y valiente mujer de raza negra…!

No hay melena dorada ni ojos azules… hay melena de pelo negro y ojos vivos y acusadores.

BELLA es auténtica, guapa sin retoques “fake” (es decir: no “tuneada”) pero, sobre todo, ¡es muy inteligente y decidida…!

Ella ENCARNA EL BIEN, y ha demostrado estar dispuesta hasta la saciedad, a enfrentar al crimen y a la escoria social, ¡que son los criminales…! BELLA, es, PATRIOTA Y VALIENTE, y se bate contra todo tipo de malandros, malandras, pelandruscas morales, ¡o abyectos fugitivos de la Justicia…! que agazapados en sus madrigueras…que a veces tienen paredes de oro…siguen siendo madrigueras de alimañas…

Del otro lado, está LA BESTIA, cuya perversidad y servilismo vil, le ha llevado a intentar tender una celada ruin…a BELLA…utilizando para este protervo fin, el espacio de poder que llegó a sus monstruosas y deformes manos, por efecto de una conjura maligna entre tres brujos, moralmente descompuestos…

LA BESTIA, no piensa…solamente actúa, ¡siguiendo el libreto que le ha sido impuesto por estos brujos-jefes con alma deforme…y contraria al bien… Solo quieren “envenenar” a BELLA (figurativamente hablando) y sacársela de su camino…! (realmente hablando…).

¡Su grácil y valiente figura morena…les molesta…les infunde pánico…su VALENTÍA PUEDE MÁS QUE SU PROPIA MALDAD…!

No repara LA BESTIA, que en su obcecado intento de enfrentar a BELLA contra el más podrido -e insignificante- de sus detractores, durante la indigna emboscada tendida contra BELLA…, ¡BESTIA ha cometido un error craso…! irreparable…! que la dejará por siempre en calidad de ser el monstruo deforme que hoy es…: el tiempo se ha terminado! y el conjuro que la deformó dentro de la fábula, para tornarla en BESTIA, ¡ya no podrá ser reversible…!

¡El monstruo quebró la Ley y será llamado a rendir cuentas…!

Se anticipa que esta fábula, NO terminará como terminó la célebre película… pues a la luz de los hechos y de la historia que acompaña a BESTIA…, lejos estamos de una reconversión de ésta, producto de un sano enamoramiento con el BIEN Y EL PATRIOTISMO… valores que el monstruo DESCONOCE, y lo mantendrá así -como monstruo- mientras persista en ser parte de la vida política de este reino…

¡Hay BESTIA…! en qué lío te has metido…