Actualidad

La Asamblea retomará sesiones presenciales con aforo del 50%

Con el aforo del 50% de la capacidad de sus instalaciones, la Asamblea Nacional retomará sus actividades presenciales el miércoles 2 de febrero del 2022, después de un mes de teletrabajo por el rebrote de contagios del covid-19.

La resolución fue aprobada por unanimidad por el Consejo de Administración de la Legislatura (CAL), tras el cambio de alerta por la pandemia en Quito.

La medida se mantendrá, con estricta aplicación de las normas de bioseguridad, distanciamiento, uso permanente de mascarilla, lavado de manos y desinfección de espacios, hasta que el Comité de Operaciones de Emergencia Nacional (COE) determine el cambio de semáforo a verde para el Distrito Metropolitano, según la resolución del organismo.

El CAL adoptó esta resolución, con base en el informe de la Unidad de Salud Ocupacional de la Asamblea Nacional, en el cual se determina que la curva epidemiológica presenta una tendencia a la baja en la última semana de enero de 2022, según datos del COE Nacional.

Lineamientos para la virtualidad en el Legislativo
Además, la resolución dispone que durante este período las comparecencias y comisiones generales, tanto en las sesiones del Pleno, como en las comisiones especializadas permanentes y ocasionales se realizarán por medios telemáticos, a fin de evitar posibles contagios.

Para el retorno a la presencialidad los asambleístas, así como el resto de funcionarios deberán presentar una prueba negativa de antígenos o PCR.

Entre miércoles y jueves, el Pleno sesionará para tramitar el veto del Ejecutivo a la Ley contra los cobros indebidos de los servicios de la banca y telefónicas y para el segundo debate del proyecto de Ley para la interrupción voluntaria del embarazo en caso de violación.

Los coordinadores y jefes inmediatos de las unidades administrativas de la Asamblea serán los encargados de establecer la asistencia presencial de los funcionarios legislativos dentro del aforo del 50%. Y quienes se encuentren en condición de vulnerabilidad, presenten enfermedades preexistentes o cuadros infecciosos continuarán en teletrabajo, dice la resolución del CAL.

 

 

El Comercio