Ciencia

La apuesta de la industria por los carros inteligentes

Marcas reconocidas, como Mercedes, Audi y Hyundai, avanzan en la creación de vehículos autónomos.

EE-UU. Uno de los prototipos de vehículos más ambiciosos del Salón de Consumo Electrónico (CES) de Las Vegas fue presentado por el fabricante alemán Daimler, que puso a circular un Mercedes-Benz eléctrico en las calles de Las Vegas. Con conectividad permanente, cerebro inteligente y líneas futuristas, el F 015 tiene de todo, menos conductor.

Nace así una nueva especie de automóvil que es casi totalmente autónomo y de elaborada tecnología interactiva. Mercedes es solo una entre una variedad de marcas que ofrecieron esta semana una vitrina a lo que será el tránsito en los próximos años.

Solo una, pero su carro fue el más espectacular. Mientras se desplaza por una autopista, los asientos delanteros giran 180 grados y quedan apuntando hacia atrás. Los cuatro ocupantes del vehículo pueden así conversar cara a cara, con lo que el F 015 se transforma en una sala de reuniones rodante. La conducción queda por cuenta de un computador a bordo.

Pero la interactividad se extiende más allá del vehículo en sí: el F 015 puede ‘proyectar’ un cruce de peatones para ayudar a las personas a cruzar la calle de forma segura. “Obviamente, se ha hablado ya de automóviles autónomos. Ahora hemos demostrado que podemos hacerlo y dominar esta tecnología”, dijo el jefe de Daimler, Dieter Zetsche. “Pero esto es más que tecnología”, añadió el ejecutivo, al señalar que su Mercedes “devuelve dos cosas muy importantes a la gente: espacio y tiempo”.

Las empresas automotrices y tecnológicas presentes en la feria de Las Vegas expusieron las cosas que se pueden hacer, aunque no parece que el público esté listo para estos productos. Mientras que Google trabaja en un vehículo totalmente autónomo, otros fabricantes tienen un acercamiento más gradual y se limitan a implementar tecnologías para estacionar el coche y evitar accidentes de forma automática.

“Tenemos lo que sabemos que se puede hacer a nivel técnico y lo que el público está dispuesto a aceptar”, dijo Guillaume Devauchelle, vicepresidente de la firma francesa de partes para carros Valeo. La noción de un vehículo totalmente autónomo “asusta”, sostuvo.

Agregó: “Lo que estamos intentando hacer es ir construyendo y ganar la confianza (del consumidor) a través de funciones que son simples y más económicas”.

Valeo hizo una demostración en la que llevó a algunos periodistas a dar una vuelta por Las Vegas en un Volkswagen Passat equipado con su nueva tecnología, Cruise4U, que permite al conductor usar el piloto automático para el manejo del volante, el acelerador y el freno, así como para evitar colisiones. Valeo calcula que esta clase de sistemas estarán en el mercado en el 2017.

Audi, por su parte, usó su prototipo para navegar 900 km desde el norte de California hasta Las Vegas. Daniel Lipinski, líder del proyecto de piloto automático para autopistas en Estados Unidos, también advirtió contra el peligro de avanzar demasiado rápidamente con esta tecnología.

Para Lipinski, incluso los vehículos autónomos “necesitan algún tipo de supervisión para garantizar que el conductor sea capaz de tomar el mando”.

Y aunque Ford promocionó su automóvil “semiautomático” que da asistencia en algunas funciones, su CEO dejó en claro que, si bien el futuro cercano puede estar poblado de carros que se conduzcan solos, no serán sus vehículos los que nos llevarán allí.

Mark Fields declaró a la prensa que “probablemente” haya fabricantes capaces de producir y vender vehículos sin conductor en los próximos cinco años, pero no será Ford. La marca busca hacer carros más baratos, dijo. (Agencias/La Nación)