Deportes

La angustia de Neme, el dirigente campeón

La inconfundible figura de Nassib Neme, el presidente del campeón Emelec, se pudo divisar desde cualquier ángulo del estadio Capwell.

GUAYAQUL. Cómo sufrió el dirigente Nassib Neme desde la suite 127 – 128 del  estadio George Capwell, durante los 90 minutos del Clásico del Astillero, donde su equipo consiguió el doceavo título.

“¡Vamos!, no aflojen”, gritaba. Subió los escalones de la bancada, bajó. A ratos golpeó la palma de su mano izquierda con su puño derecho cuando su equipo se equivocaba.

Se tomó el rostro con las manos, luego volvía a unir las manos agradeciendo que Emelec estaba por sumar otro triunfo nacional. Cuando Carlos Vera pitó el final del partido, se paró y recibió las felicitaciones del de los presentes. Una vez en los camerinos, el presidente Rafael Correa, hincha confeso de este equipo, lo felicitó.

Una vez en la cancha reveló que la angustia lo invadía, quizás sintió que el corazón se le salía. Por se lo observó en otra faceta: el dirigente emocionado.

Mientras que en la misma cancha de la ‘Caldera’, estaba en una esquina el asistente técnico, y algunos jugadores que paseaban en círculos y de vez en cuando alentaba al equipo, mientras que la hinchada coreaba ¡Emelec, bicampeón otra vez!.

Ya más calmado, Neme aseguró que todo se debe al trabajo de los jugadores y de los buenos entrenadores que han llegado a la institución como Gabriel Perrone, Jorge Sampaoli, Omar Assad, Marcelo Fleita y ahora Gustavo Quinteros, quien seguirá en Emelec una temporada más. “Se lo merecen, este equipo les da una alegría más que tienen que disfrutarlo. Son logros de estos jugadores y de los buenos cuerpos técnicos que han traído estos éxitos, sin ellos y esta plantilla hoy no viviríamos esta alegría”.

El dirigente que no le gusta estar en el ojo del huracán, que prefiere mantenerse en perfil bajo dijo que “no me siento el responsable de esto, soy un trabajador más de Emelec, Barcelona fue un digno rival, y hoy concretó al superioridad que siempre evidenció ante Barcelona”.

Sobre el siguiente reto que tiene el equipo, Copa Libertadores y Copa Sudamericana, dijo que ahora la mentalidad está en hacer un buen papel en los torneos internacional. La receta parece fácil: trabajo, paciencia y mucha sabiduría.  “Esa es una exigencia normal para Emelec. No nos presionamos más de la cuenta, eso nos ayuda a seguir trabajando por tener un equipo mejor”.

El dirigente de 55 años también agregó que “es un grupo muy unido comprometido, pretende hacer historia y hoy (ayer) creo que han escrito una leyenda. Dentro de 40 años la gente hablará de este Emelec y sabrán que hubo un equipo que escribió páginas brillantes”

Por su parte, los jugadores millonarios no ocultaron su alegría y entre sonrisas y lágrimas celebraron la coronación. (DO/La Nación)