Deportes

La angustia de De Felippe y Zubeldía

A pocos minutos que se conozca el nuevo campeón nacional

GUAYAQUIL. LaS inconfundibleS figuraS de Omar De Felippe, el técnico Emelec, y de Luis Zubeldía, Liga de Quito, se la podía divisar desde cualquier ángulo del estadio Casa Blanca. Ellos durante el desarrollo del partido final sufrían desde la banca.

Esta vez, los argentinos tenían algo en común. El título. De Felippe más relajado en el segundo tiempo con el accionar de su equipo, le daba indicaciones a Ángel Mena “¡Vamos Mena!, no aflojes; sube Miller”, gritaba.

Mientras su compatriota más nervioso se paraba cada segundo de la bancada, bajó. A ratos pedía más concentración a sus pupilos que se equivocaban en la definición.  Se tomó el rostro con las manos, luego su cabellera.

Cuando  al partido le faltaba 10 minutos decidió hacer otro cambio. Ingresó a Michael Jackson Quiñónez y salió Diego Morales

La angustia lo invadía, quizás sintió que el corazón se le salía. Por eso trataba de que sus jugadores ‘rompan’ el ‘candado’ que había puesto estratégicamente Omar, pero hasta el minuto 83 le era difícil.

Mientras que en la esquina azul, los jugadores que estaban en la banca no dejaban de ver el tiempo, les faltaba poco para consagrarse tricampeón y por ello pedían a sus compañeros que adelanten las líneas. (DO/La Nación)