Ciencia

A?Es la adicciA?n al sexo realmente una enfermedad?

Puede que la frase no sea de su autorA�a, pero lo cierto es que Twain falleciA? de cA?ncer de pulmA?n.

Como sociedad, aceptamos que existe la adicciA?n a sustancias como la nicotina, el alcohol y otras drogas.

Puede que la frase no sea de su autorA�a, pero lo cierto es que Twain falleciA? de cA?ncer de pulmA?n.

Como sociedad, aceptamos que existe la adicciA?n a sustancias como la nicotina, el alcohol y otras drogas.

Falta de evidencia

Los editores del Manual diagnA?stico y estadA�stico de los trastornos mentales, una herramienta de diagnA?stico clave en Reino Unido y Estados Unidos, consideraron incluir la adicciA?n al sexo en la A?ltima ediciA?n del texto, pero finalmente no lo hicieron por falta de evidencia.

Pero ahora, se ha propuesto la inclusiA?n del tA�rmino «comportamiento sexual compulsivo» en la ClasificaciA?n Internacional de Enfermedades, el manual producido por la OrganizaciA?n Mundial de la Salud.

La inclusiA?n de la adicciA?n al juego fue considerada en el pasado en la categorA�a de comportamientos compulsivos, pero obtuvo el estatus formal de diagnA?stico como adicciA?n en 2013 junto con el llamado trastorno por atracA?n, despuA�s de que surgiera nueva evidencia.

Actividad cerebral

Un estudio publicado en 2014 seA�alA? queA�la actividad cerebral en los «adictos al sexo» cuando miraban pornografA�a es similar a la de los adictos a las drogas cuando les mostraban su droga preferida.

En ese momento, la autora principal de la investigaciA?n, Valerie Voon, de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, le dijo a la BBC: «A�ste es el primer estudio que se centra en personas que sufren estos desA?rdenes y que se observa su actividad cerebral, pero no creo que ahora entendamos lo suficiente como para decir que se trata, claramente, de una adicciA?n».

Creer que alguien puede ser adicto al sexo depende en gran medida de lo que uno considere que es una adicciA?n, y actualmente no hay una definiciA?n oficial aceptada.

Si se trata solamente de algo de lo que una persona llega a depender fisiolA?gicamente, (y si se le quita le puede producir daA�o fA�sico), el sexo «no puede ser una adicciA?n», seA�ala Frederick Toates, profesor emA�rito de la Universidad Abierta de Reino Unido.

BBC