Realidades

La acacia roja de Lomas de Urdesa cae y el guayacán negro la reemplaza

La presencia de termitas y hongos desataron una enfermedad en el emblemático árbol de las lomas de Urdesa, la acacia roja. Su tala fue realizada por las autoridades citando como razón la previsión de una posible caída de este.

Personal del municipio y moradores del sector se congregaron a su alrededor para darle una despedida a este ser que tantos años adornó el paisaje de todas las casas de la zona.

Los animales que vivían en el árbol fueron trasladados a otros lugares con técnicas de traslado que aseguraban el bienestar de ellos. Entre los animales que habitaban en la acacia roja se podían encontrar ardillas y pájaros.

Un Guayacán negro, otra especie de árbol de gran tamaño, fue plantada en el mismo sitio donde la acacia roja fue talada. Todo con el fin de sembrar un árbol cada vez que sea necesario cortar uno por el riesgo potencial de una caída dada una enfermedad.

Así se ve un guayacán negro
Daniel Tristancho / Guayaquil