Internacional

Kim Jong-un festejó la reciente prueba nuclear de Corea del Norte y podría fabricar otras 20 bombas antes del final de 2016

 La celebración organizada por el gobierno del dictador comunista involucró a decenas de miles de personas. Expertos advirtieron sobre la creciente amenaza de Pyongyang, debido a sus reservas de plutonio y la ampliación de su programa atómico

COREA DEL NORTE. Corea del Norte tendría material suficiente para fabricar unas 20 bombas nucleares hacia finales del 2016, gracias a una aceleración de la actividad de sus instalaciones de enriquecimiento de uranio y una reserva existente de plutonio, según advirtieron expertos en armas. En tanto, el régimen de Kim Jong-un celebró su última prueba nuclear con un acto multitudinario.

El país norcoreano tiene una abundancia de reservas de uranio y ha trabajado en secreto por más de una década en un proyecto para su enriquecimiento. Ese proyecto, que se cree fue ampliado de manera significativa, podría ser la fuente de hasta 150 kilogramos de uranio altamente enriquecido al año, señaló Siegfried Hecker, un experto en el programa nuclear norcoreano.

Esa cantidad es suficiente para fabricar unas seis bombas nucleares, escribió Hecker, que recorrió en el 2010 Yongbyon, la principal instalación nuclear de Corea del Norte, en un reporte publicado el lunes en el sitio 38 North de la Universidad Johns Hopkins de Washington. Sumado a una reserva de plutonio estimada de 32 a 54 kilogramos, Corea del Norte tendría suficiente material fisible para fabricar unas 20 bombas a finales del 2016, explicó Hecker.

El régimen norcoreano celebró con un acto multitudinario en el centro de Pyongyang el éxito de su último ensayo nuclear, según las imágenes difundidas este miércoles por la cadena pública KCTV. Las decenas de miles de ciudadanos que llenaron la plaza Kim Il-sung celebraron con aplausos y gritos de victoria el avance del programa nuclear.

En el acto, en el que no participó el líder Kim Jong-un, estuvieron presentes el director del buró político del Ejército Popular de Corea y considerado número dos del régimen, Hwang Pyong So; el premier Pak Pong Ju y el vicepresidente del Partido de los Trabajadores, Choe Ryong Hae. El líder Kim Jong-un no estuvo presente.

Durante su discurso, el secretario del Partido de los Trabajadores, Kim Ki Nam, aseguró desde el balcón de autoridades que el quinto ensayo nuclear fue “un acto de autodefensa ante la política hostil de EEUU” y que “Corea del Norte continuará impulsando su capacidad nuclear cualitativa y cuantitativamente”.

El pasado 9 de septiembre el régimen de Pyongyang efectuó su quinta prueba nuclear, la segunda en ocho meses, lo que desencadenó una ola de condenas por parte de la comunidad internacional.

El Consejo de Seguridad de la ONU emitió una fuerte declaración de condena e inició los preparativos para elaborar una nueva resolución para castigar al régimen norcoreano y obligarle a abandonar el desarrollo de armas nucleares. (Internet/ La Nación)