Internacional

Keiko Fujimori se declara víctima de persecución en Perú

La líder opositora neoliberal Keiko Fujimori atribuyó hoy su detención a una persecución política, aunque la fiscalía señaló que la considera jefa de una organización criminal dentro de su partido, el neoliberal Fuerza Popular (FP).

El argumento fue desestimado por las bancadas de los progresistas Movimiento Nuevo Perú (MNP) y Frente Amplio (FA) que señalaron que no hay ninguna evidencia de lo que alegan Fujimori y su bancada, mayoritaria en el parlamento.

Uno de los más caracterizados legisladores fujimoristas, Luis Galarreta, sostuvo que la detención denota la inminencia de un golpe de Estado, aunque reconoció que no tiene pruebas de ello.

El vocero de FP, Miguel Torres, admitió que no tiene evidencias para señalar a los responsables y que si el gobierno estuviera detrás de la detención preliminar por diez días de Fujimori y otros 20 investigados, habría ‘un golpe de Estado agazapado’.

Otra parlamentaria de FP, Alejandra Aramayo, dijo que su partido defenderá a la detenida no solo legalmente, sino también políticamente, para lo cual llamó a los fujimoristas a salir a las calles y protestar, algo que FP reclama desde horas atrás.

Sin embargo, la convocatoria obtuvo escasa acogida y esta tarde frente a la sala penal nacional, a donde Fujimori fue conducida para una diligencia judicial de rigor, había solo unas decenas de manifestantes que apoyaban a la líder neoliberal, aunque también otro grupo que coreba lemas contra ella.

No pudieron ver a la detenida porque ingresó a la sede por el estacionamiento, según un video del canal de cable del poder judicial que mostró a la hija del expresidente caminando con la mirada fría y el gesto duro, tomada de los brazos por dos agentes femeninas de la policía y ocultando las manos esposadas en una prenda de tela.

Previamente, Fujimori divulgo por la red Twitter un breve mensaje manuscrito en el que alega que es víctima de persecución, trata de vincular su caso con la reciente anulación judicial del indulto a su padre y arenga a los militantes señalando que el fujimorismo se crece ante la adversidad.

Sin embargo, tanto Keiko como el Congreso que controla su partido son desaprobados por abrumadora mayoría y sufrieron una severa derrota en los comicios regionales y municipales, en los que no ganaron ninguna gobernación regional, ningún municipio en Lima y solo algunos poco poblados en el interior.

Las fuerzas progresistas y de centro consideraron pertinente la detención, producto de una orden judicial que incluye a otros 20 integrantes de la presunta organización, incluyendo a dos exministros del gobierno del padre de Keiko.

El informe de la fiscalía señala que la organización recibió un millón 200 mil dólares para su campaña electoral de 2011 y señala que los integrantes acopiaban fondos negros, realizaban actividades públicas de acopio de dinero para aparentar ingresos legales e introducían dinero en el sistema financiero legal.

La nómina incluye a funcionarios de la Gerencia de Supervisión de Fondos Partidarios de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) acusados de presentar informes falsos para aparentar la legalidad de los fondos de campaña de Keiko Fujimori.

De otro lado, el abogado César Nakazaki, exabogado de Alberto Fujimori, dijo que la detención preliminar es generalmente el preludio de un pedido de prisión preventiva que puede extenderse por 180 días o más.

agp/mrs

PRENSA LATINA