Internacional

Kate Middleton anunció el pasado 22 de marzo por medio de un vídeo que le habían diagnosticado un cáncer, del que no dio detalles, poniendo fin así a dos meses de conjeturas sobre su salud.

Este sábado 15 de junio , la princesa de Gales Kate Middleton hizo su primera aparición pública tras su diagnóstico de cáncer en marzo, en el desfile militar “Trooping the colour”, que celebra el cumpleaños del rey Carlos III.

Sonriente en una carroza, vestida de blanco impoluto, junto con sus tres hijos y su esposo, el príncipe, Guillermo, Kate, volvió a aparecer en la escena pública para celebrar la vida del monarca.

Kate, cuya última aparición pública data de diciembre de 2023, meses antes de recibir su diagnóstico de cáncer, lució muy elegante y sencilla, con un vestido blanco y un sombrero del mismo color que le tapa la mayoría del rostro.

La princesa recorrió en un carruaje el Mall, la avenida principal que conduce al Palacio de Buckingham, acompañada de sus tres hijos, para después unirse a los demás miembros de la familia real tras el desfile y saludar desde el balcón del palacio de Buckingham a los ciudadanos.

El desfile ‘Trooping the colour’ (Desfile del estandarte) es un acto protocolario organizado desde 1748 para celebrar los cumpleaños de los soberanos.

El rey Carlos III cumplirá 76 años el próximo 14 de noviembre, pero la tradición dicta que se celebren los aniversarios de los soberanos en junio, con una temperatura más benigna, pese a que este sábado fue una jornada lluviosa, con un desfile militar y una aparición de la familia real en el balcón.

El monarca, también en tratamiento por un cáncer del que tampoco se conocen los detalles, hizo el recorrido también en un carruaje, con uniforme militar, acompañado de su esposa Camila, y no a caballo como el año pasado.

Por su parte, el príncipe Guillermo, de 41 años, asistió al evento usando uniforme militar, realizó a caballo el trayecto, igual que sus tíos, los príncipes Ana y Eduardo, desde el Palacio de Buckingham, bajando por el Mall hasta Horse Guards Parade, una gran plaza para desfiles en el centro de Londres.

Una vez concluida esta primera parte de la ceremonia, los miembros de la familia real regresaron al Palacio de Buckingham, donde desde el balcón asistieron a un desfile militar aéreo.

Middleton, que regresó en el mismo carruaje, se mostró sonriente y saludando a la multitud. En el balcón, detrás de sus tres hijos, Kate habló animadamente con el rey Carlos III, situado a su izquierda.

La popular princesa de Gales había anunciado el viernes su asistencia al acto tras indicar que está «teniendo buenos progresos, pero como cualquiera que pase por la quimioterapia sabrá, hay días buenos y días malos».

La noticia fue recibida con alegría y alivio entre los británicos presentes el sábado por la mañana cerca del Palacio de Buckingham para asistir al desfile.

El mensaje emitido el viernes por la princesa estaba acompañado de una fotografía suya frente a un árbol junto a un río, tomada a principios de semana en Windsor, al oeste de Londres.

«Mi tratamiento continúa y lo hará durante unos meses más. En los días malos te sientes débil, cansada y tienes que dejar que tu cuerpo descanse. Pero en los buenos, cuando te sientes más fuerte, quieres aprovechar al máximo el sentirte bien», escribió.

Kate Middleton anunció el pasado 22 de marzo por medio de un vídeo que le habían diagnosticado un cáncer, del que no dio detalles, poniendo fin así a dos meses de conjeturas sobre su salud tras someterse a la operación «abdominal».

Fue el segundo golpe para la familia real británica, esta noticia se dio menos de dos meses después de que el rey Carlos III fuera diagnosticado a su vez de cáncer, tras el anuncio el 5 de febrero.

El monarca reanudó sus actividades públicas a finales de abril tras el anuncio del cáncer por el que ha estado recibiendo tratamiento. Sus médicos se declararon «alentados» por los avances realizados contra la enfermedad.

Mientras se celebra la vida del monarca, entre los seguidores de la corona se mezclaron manifestantes antimonárquicos, que llevaban pequeñas banderas amarillas con el lema «Not my king» (No mi rey).Ç

Por: NTN 24