Opinión

Kamala Harris es la única alternativa viable para los demócratas

 (cnn.com)

 

(CNN) — Si el presidente Joe Biden no es el candidato demócrata que salga de la convención del partido en agosto, tendrá que ser la vicepresidenta Kamala Harris. Así que para los demócratas que todavía se están retorciendo las manos por la actuación de Biden en el debate y quieren un candidato que no sea Biden en la candidatura presidencial de 2024, por favor entiendan esto: Apoyar a una candidata que no sea Harris no sólo supondría que el partido pasara por alto a nuestra bien cualificada vicepresidenta, sino que sería políticamente devastador para la candidatura demócrata.

El trabajo que Harris ha realizado para impulsar la agenda económica y de seguridad nacional de esta administración ha sido tanto simbólico como trascendental. Ha abordado cuestiones como el apoyo a las universidades históricamente negras (HBCU), la salud materna y las disparidades sanitarias de un modo realmente importante para el pueblo estadounidense. Es una enérgica fiscal de la agenda de este Gobierno y tiene las mejores habilidades de su categoría, como ha demostrado en su eficaz articulación de las posiciones del Gobierno y la amenaza que supondría una segunda presidencia de Trump.

He oído muchas conjeturas en los círculos progresistas y entre los expertos políticos acerca de elegir a un candidato de algún lugar del país que no sea Harris, pero he oído muy poco acerca de cómo apoyar a esos otros candidatos podría tener un impacto negativo sobre nosotros electoralmente.Los estadounidenses negros representan alrededor del 14% de la población, pero en 2020 casi el 20% de los votantes de Biden eran negros, según el Pew Research Center. En lo que se prevé que sean unas elecciones reñidas este año, la depresión de una comunidad de importancia crucial dentro de nuestro partido al negar a Harris la nominación en un escenario de crisis no solo es despectiva y degradante, sino también políticamente estúpida. Pasar por alto a nuestro primera vicepresidenta negra -que está literalmente en este puesto por la razón específica de estar preparada para ocupar el lugar de Biden si surgiera la necesidad- crearía un nivel de ira y decepción por parte de la comunidad negra que desbarataría por completo nuestra capacidad de mantener unida una coalición de votantes que podría hacer posible vencer a Trump.

Examinemos el ejemplo concreto de Pensilvania. En 2020, Biden ganó el estado por un 1,2% en total, lo que equivalía a un margen de unos 80.000 votos, de un total de casi 7 millones de votos. Y eso fue con Biden ganando alrededor del 90% de apoyo negro en el estado y el 92% a nivel nacional. Esta vez, Biden va por detrás de Trump en 3 puntos en Pensilvania, según una encuesta del New York Times/Siena College de mayo. Aunque está dentro del margen de error, la encuesta también reveló que el apoyo de Biden entre los votantes negros de Pensilvania era del 69% en un cara a cara con Trump, una caída significativa en comparación con 2020. Si esa cifra se mantuviera en el estado, eso significaría un déficit de cientos de miles de votantes negros solamente, mucho mayor que el margen de 80.000 por el que ganó en 2020.

Si crees que nuestra candidatura tiene problemas en la comunidad negra en este momento, imagina apartar a la primera mujer negra vicepresidenta de nuestra nación por la fantasía de llevar a la victoria a una hoja en blanco.

Imaginemos por un momento que, en una reñida lucha por la nominación, el gobernador de California, Gavin Newsom, gana un proceso de selección en la convención y se convierte en el candidato presidencial demócrata. El siguiente paso requeriría que la vicepresidenta en funciones cambiara su registro de votantes de California a Washington, como exige la 12ª Enmienda de la Constitución, para que otro californiano pudiera estar en la candidatura. La mera indignidad del simbolismo de cambiar su registro estatal por el de Newsom, combinado con el hecho de que la vicepresidenta forme parte de la candidatura de otro candidato, abogando por la candidatura de otro después de haber sido descartada, es insultante e improbable.

Y la idea de que los senadores demócratas Cory Booker, de Nueva Jersey, Raphael Warnock, de Georgia, o el gobernador de Maryland, Wes Moore, aceptarían dejar a la vicepresidenta fuera de la candidatura es absolutamente absurdo, ya que todos ellos están pensando en su propio futuro político.

Un nuevo sondeo de CNN realizado por SSRS indica que si Harris se enfrentara a Trump en las elecciones presidenciales, estaría a un paso de ganarlas: el 47% de los votantes registrados encuestados se inclinan por Trump, mientras que el 45% apoyan a Harris. Poniendo sus esfuerzos detrás de Harris, los demócratas pueden cerrar ese margen del 2%.

ANÁLISIS | Los demócratas se acercan a Kamala Harris mientras Biden se aferra a la candidatura
Luego está la logística del asunto. La vicepresidenta está en la mejor posición para recibir los fondos de la campaña de Biden, puesto que su nombre ya figura en la cuenta de la campaña. No es un asunto insignificante cuando el calendario es tan ajustado.

Es importante señalar que ninguno de los contendientes mencionados para sustituir potencialmente a Biden -aparte de Harris- ha pasado por una investigación de antecedentes a nivel nacional. Ninguno de ellos ha sido puesto a prueba a un nivel que pudiera asegurarnos quién puede hacerlo bajo los reflectores de nuestra política nacional.

Hubo un tiempo en que muchos demócratas pensaban que el ex senador John Edwards, de Carolina del Norte, que fue el candidato a la vicepresidencia en 2004, debía ser coronado como nuestro candidato. Más recientemente, se gastaron cientos de millones de dólares en apoyo de las «ascendentes» candidaturas republicanas del gobernador de Florida Ron DeSantis y del exgobernador de Florida Jeb Bush. ¿Estamos preparados para que nuestro candidato demócrata, que no ha sido evaluado ni probado, fracase en la elección más importante de nuestras vidas? Yo no lo estoy.

Por último, vale la pena señalar que el pueblo estadounidense ya ha hablado sobre el tema de quién debería sustituir a Biden, si llegara el caso. Más de 81 millones de estadounidenses votaron por él y por su criterio de que, si algo le sucedía, debería ser Harris quien ocupara el Despacho Oval.

Así que, si quieres participar en la conversación sobre la sustitución del presidente en la candidatura, bien, pero entiende que la única alternativa viable sería la nominación de Harris. Cualquier otra opción acaba con nuestras posibilidades antes de que caiga el primer globo en la convención.