Opinión

JUSTICIA QUE AVERGUENZA.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil
antonioxaguirre@gmail.com

Nuestro país es digno de un amplio y documentado reportaje de ripley – AUNQUE USTED NO LO CREA – en lo referente a la política y su conexa justicia, que, a su vez, confirma que el nombre Ecuador con mucha disconformidad, pena y dolor debería ser cambiado a uno más real como, por ejemplo: ABSURDISTAN.

Cuánta actualidad sigue conservando una frase histórica dicha por un político de renombre perteneciente a la vieja, recta y honorable guardia ya extinta y reemplazada por oportunistas políticos que han arruinado lo que queda de nuestro país, me refiero al Dr. Andrés F. Córdoba Nieto y su profética frase: «EN POLÍTICA ES POSIBLE, INCLUSIVE, TOSTAR GRANIZO».

El caso del ex Secretario de Comunicación en la época del innombrable prófugo de la justicia Fernando Alvarado Espinel, a quién el ex Presidente lo bautizó con el remoquete de Cabeza de Zapato, después de casi cuatro años de haberse fugado del país destruyendo el grillete electrónico que portaba en su tobillo, recién la inefable justicia dicta la orden de prisión preventiva; en contraste el ilícito procesado tiene una sanción de uno a tres años de prisión, que con las rebajas acostumbradas en un año estaría libre si es que ese delito hubiera sido el sancionado.

En términos oncológicos el país sufre de varias patologías o tumores malignos y uno de ellos podría ser el cangrejo de la no vidente justicia.