Economía

Justicia falla en contra de la firma china que emplea a expareja de Morales

El Gobierno boliviano decidió rescindir el contrato con CAMCE tras verificar incumplimientos por parte de la firma china e inició el proceso para cobrar las garantías bancarias.

LA PAZ. La Justicia boliviana ordenó el cobro de las garantías bancarias por incumplir una obra que ejecutaba la empresa china CAMCE, que cuenta con millonarias adjudicaciones del Estado y en la que trabaja una expareja del presidente Evo Morales.

El Tribunal Constitucional (TC) revocó el fallo del tribunal regional de La Paz que favorecía a CAMC Engineering (CAMCE) al impedir el cobro de las garantías bancarias presentadas por la firma por un monto equivalente a unos 23 millones de dólares.

El TC determinó “que la entidad estatal deberá continuar con la ejecución de las boletas de garantía y debe proseguirse de esta forma con el trámite de ejecución según corresponde”, indicó el magistrado Ruddy Flores, según la agencia estatal ABI.

La obra comprometida en este caso era la construcción de un tramo de la vía férrea entre el pueblo de Bulo Bulo, en el departamento central de Cochabamba y el de Montero, en la región vecina de Santa Cruz (este).

El Gobierno boliviano decidió rescindir el contrato con CAMCE tras verificar incumplimientos por parte de la firma china e inició el proceso para cobrar las garantías bancarias.

CAMCE ganó en 2015 una acción de amparo constitucional y frenó el cobro de las garantías, pero esa decisión quedó anulada con el fallo de hoy del TC.

El Ministerio de Obras Públicas de Bolivia decidió también que esa compañía no podrá presentarse a futuros procesos de licitación ni adjudicarse proyectos en el país en los próximos tres años por incumplir su contrato en el caso del ferrocarril.

Un periodista boliviano reveló hace unos días que una ejecutiva de CAMCE, Gabriela Zapata, fue pareja del presidente Evo Morales, con quien tuvo un hijo que falleció poco después, según reconoció el propio mandatario.

La denuncia indica que la firma asiática ha obtenido contratos del Estado, la mayoría por invitación directa, por un valor de 566 millones de dólares, producto de un supuesto tráfico de influencias.

Morales confirmó la existencia de la relación pero negó las acusaciones en su contra y aseguró que en 2007 se separó de Zapata, quien también ha rechazado las denuncias del comunicador.

Las autoridades han acusado al Gobierno de Estados Unidos de estar detrás de las denuncias para mermar la credibilidad del mandatario y han asegurado que la resolución del contrato con CAMCE prueba que no hay tal arreglo con la empresa china.

El Parlamento conformó esta semana una comisión para investigar si hubo tráfico de influencias en los contratos firmados por el Estado con CAMCE.

La comisión estará formada por siete parlamentarios oficialistas y cinco opositores, y tiene noventa días para hacer su trabajo.

La oposición criticó que el oficialismo no haya aceptado que la comisión sea igualitaria con el fin de desarrollar una investigación con mayor transparencia.

El partido de Morales defendió que haya un mayor número de parlamentarios oficialistas en la comisión porque tienen la mayoría en ambas Cámaras. (Efe/ La Nación)