Opinión

¿Justicia… dónde estás?

Martin Úraga Icaza/Guayaquil

A veces leo o escucho cosas que de algún modo me resisto a creer. Un policía sentenciado a prisión por repeler a un asaltante, es decir, cumple con su deber, pero la justicia lo condena, es increíble, para no creer, ¿qué justicia es ésta que favorece al delincuente y castiga a quien no lo es? Los pájaros disparan a las escopetas, es de locos.

Lo cual me lleva a pensar, que el sistema judicial está en poder de los delincuentes y seguirán haciendo de las suyas. Por ahora la policía está siendo afectada directamente, no puede actuar so pena de ser detenido alguno de sus miembros por abuso y uso excesivo de la fuerza, y no seguir el orden progresivo de ésta tal cual lo establece el manual, al no haber tratado con respeto a los malhechores.

El delincuente que huye luego de atracar y cometer el delito, hay que pedirle se voltee para poder dispararle y procurar detenerlo, caso contrario está cayendo en un delito de abuso de autoridad e irrespeto a sus derechos.

En definitiva, esto va de mal en peor, la ciudadanía atemorizada e indefensa, los sicarios, ladrones y asaltantes se podría decir se pasean por la ciudad, no tienen temor a ser capturados, se sienten más seguros que nunca, algo inconcebible, y que por el momento las autoridades o aquello parecido a la autoridad a cargo, no da pie con bola. Las medidas son las de siempre, y no pasa nada, cero politos cero.

Pero algo se tiene que hacer, esta justicia corrompida y podrida debe ser depurada en cuanto a sus miembros, un severo análisis de sus actuaciones y dictámenes, los cuales causan un gran perjuicio a la ciudadanía y a quienes esperan que ésta actúe de conformidad al derecho y leyes que nos rigen.

Leyes hay, lo que falta es justicia. (Ernesto Mayo)