Opinión

JUNTOS COMO HERMANOS

Ab. Luis Hidalgo V./Guayaquil

 

La maratónica sesión de la Asamblea del día jueves pasado, cuyo único fin era destituir al vocal de la Judicatura Fausto Murillo y de carambola censurar también a Juan José Morillo, (M&M), éste último si involucrado en asuntos nada claros de tráfico de influencias, volvió a poner de manifiesto el pacto correista con los PSC y el oficialismo (gobierno de Noboa).

El amarrete me recordaba una canción religiosa que reza: “Juntos como hermanos, Miembros de una iglesia. Vamos caminando al encuentro del Señor”. No quiero bajo ningún punto de vista hacer burla o mofa de dicha letra, por el contrario, en este caso, el amarre, los pegados y de acuerdo con la conveniencia, van Juntos como hermanos, pero lo hacen en función de tapar la corrupción o por lo menos torcerla de acuerdo a las conveniencias, lo poco claro es la posición del gobierno de Noboa.

Las negociaciones, calificativo elegante que le ponen a las trafasías que hacen, dio como resultado que 102 iletrados votaran por la moción de destitución y censura. Las bandas que la aprobaron con una desfachatez pocas veces vista y sin sonrojarse la calificaron como: Recuperación de la Justicia.

La Veloz, que preside por mera “casualidad”, la Asamblea, muy suelta de lengua y a la velocidad que la caracteriza, manifestó que se recupera la justicia que: “estaba secuestrada por los vocales del Consejo de la Judicatura”; que el país empieza a recuperar aires de libertad y aires de justicia. Quien se traga semejante oblea sin agua y sin siquiera masticarla.?

El presidente Noboa está con una alta popularidad motivada por su lucha contra la inseguridad y otras medidas que por ahora el pueblo las mira con buenos ojos. Hasta el incremento del IVA lo están aceptando, aunque aún no se sentirá el efecto sino a partir de abril. Pero el pacto por la “impunidad”, está por ver qué resultados da en el corto tiempo.

La reunión de amigos durará como dijo la ministra Palencia solo hasta la campaña electoral próxima, ni siquiera la de la presidencia, con la Consulta se rompe todo. Cada cual correrá por su lado.

El fin de todo es irse apoderando poco a poco de la justicia. Están por nombrarse algunos magistrados y jueces de las diferentes Cortes, es por eso que se necesita el control del Consejo de la Judicatura. El gobierno o peca de ingenuo o tiene en mente únicamente la reelección, sin importar realmente el destino del país.

“Los amigos, si no son ladrones, deben ser respetados y protegidos” (Maquiavelo) aunque no es el caso…