Actualidad

Junta de Beneficencia de Guayaquil innova atención a pacientes y familiares

La terapia de masajes es parte del programa “15 minutos sin estrés” que la Junta de Beneficencia de Guayaquil

GUAYAQUIL. Ismenia Tacuri, la terapeuta de masajes, ya tenía la lista de los pacientes que podían recibir un masaje relajante, entre ellas, estaba Paulette Vásquez, quien se sorprendió cuando la masajista se acercó hasta su cama en la Sala San Gabriel del Hospital Luis Vernaza, donde permanecía más de 10 días internada.

Paulette recibió 15 minutos de masajes relajantes, que aliviaron el estrés propio de permanecer hospitalizada. “Esto es maravilloso, me ha relajado y hasta me olvidé que estaba en un hospital. Pensé que estaba en un spa” manifestó Paulette, quien agradeció a la masajista y al hospital por la terapia recibida.

La terapia de masajes es parte del programa “15 minutos sin estrés” que la Junta de Beneficencia de Guayaquil, a través de la Inspectoría de Innovación y Satisfacción al paciente, ha implementado para sus usuarios. Consiste asistir dos veces a la semana a los hospitales, y brindar 15 minutos de masajes relajantes que, de acuerdo a investigaciones  ayudan a aliviar el estrés, reducir el dolor y la ansiedad, alivia la depresión, maneja el dolor y reduce la necesidad de medicación.

El objetivo principal es crearles una experiencia agradable dentro de los hospitales de la Junta de Beneficencia de Guayaquil,  combinando dos veces a la semana, la medicina tradicional con la medicina integral que considera los aspectos biológicos, psicológicos, energéticos y sociales del ser humano.

Para su ejecución, el programa inició con dos terapeutas voluntarias y está en busca de más, que aporten con sus conocimientos y tiempo para ayudar a pacientes que se encuentren internados en los Hospitales Luis Vernaza, de Niños Roberto Gilbert, Gineco Obstétrico Enrique C. Sotomayor y el Instituto de Neurociencias; y a aquellos usuarios que se encuentren en las salas de espera y consulta externa.

La primera experiencia de este programa se llevó a cabo en el Instituto de Neurociencias y se ha replicado en algunas salas del Hospital Luis Vernaza, con opiniones de agradecimiento por la terapia alternativa que encuentran los pacientes como complemento a la medicina tradicional. (La Nación)