Opinión

Julián Meza y su popular «Papa Rellena» conquistan el suburbio.

Con una gran sonrisa y mucha caballerosidad, Julián Meza de 70 años, recibe a todos quienes se acercan a su puesto de comidas ubicado en Portete y la 17. Quienes allí viven lo conocen como el local de Don Julián quién conquista a sus clientes con gran variedad de platillos accesibles al bolsillo.

Son igual de deliciosos que si los comprara en el KFC del frente, comenta el señor a todos los que preguntan sobre el éxito de su pequeño negocio. Entre los bocadillos más apetecidos están el maduro lampreado, empanadas en todas sus variedades, corviches, chuzos, patacones con queso y el motivo del abarrote de la calle todos los días: la papa rellena.

El negocio ha estado ubicado en el mismo lugar desde hace 20 años, pero no siempre se ha llenado como actualmente. En sus inicios tenía una carreta y no tenía un local propio, solamente ofrecía maduro lampreado y morocho con pan. Poco a poco la aceptación de las personas y la concurrencia que fue en aumento por esa calle, hizo que apostara por ofrecer los corviches.

No fue hasta que su esposa le sugirió las papas rellenas que las puso en el menú  principal. Ella consiguió una receta que su abuela hacía cuando era niña y la puso en marcha de inmediato. El éxito no se hizo esperar, con el dinero que hicieron el primer mes compraron una carreta más grande y así, poco a poco consiguieron el lugar donde están ahora. Desde todos los rincones de Guayaquil vienen por una papa rellena de Don Julián. Los precios varían entre $0,50 y $1,50 y son una buena opción cuando en casa no hay qué comer.

Por: wixsite.com