Actualidad

Jueza llama a juicio a Fabricio Colón Pico, líder de Los Lobos, por intimidar a Fiscal General

La Fiscalía tuvo la colaboración de WhatsApp para descubrir la dirección IP del teléfono desde el que se envió la amenaza a la fiscal Diana Salazar.

Una jueza dictó auto de llamamiento a juicio en contra de Fabricio Colón Pico, presunto cabecilla de Los Lobos, como presunto autor del directo del delito de intimidación contra la fiscal General, Diana Salazar.

Además, ratificó las medidas cautelares que pesan en su contra y las medidas de protección a favor de la víctima, tras la audiencia que se realizó en el Complejo Judicial en el norte de Quito, informó la Fiscalía.

En este caso se indaga una supuesta amenaza por parte de Pico a la fiscal Diana Salazar, quién actúa como acusadora particular en este caso y participó de la audiencia de manera telemática debido a cuestiones de seguridad.

Previamente, en su testimonio anticipado en calidad de presunta víctima, Salazar relató que recibió un vídeo, en el que la amenazaban con asesinar a su hija menor de edad y, posteriormente, también atentar contra ella. Y que según el cotejamiento de voces, esa amenaza había sido hecha por Pico.

En la audiencia preparatoria de juicio, antes de que la Fiscalía presente su acusación formal en contra de Colón Pico, la jueza Catalina Sánchez dio paso a las alegaciones por posibles nulidades. Álex Zambrano, abogado del procesado, presentó tres pedidos de nulidad por vulneración al derecho a la defensa, que no fueron acogidos: la jueza declaró valido todo lo actuado en el caso. Después la Fiscalía presentó su dictamen acusatorio en contra de Fabricio Colón Pico.

La versión de la Fiscalía

01:10 del 1 de junio de 2022. Dos mensajes de texto y un vídeo llegaron al teléfono de la fiscal Diana Salazar, a través de WhatsApp, desde un número proveniente del extranjero.

La jueza Catalina Sánchez y la fiscal Diana Salazar. Quito, 16 de junio de 2024

La jueza Catalina Sánchez y la fiscal Diana Salazar.

En el vídeo, un grupo de encapuchados -vestidos de negro- portaban armas largas y mostraban tacos de dinamita y granadas. Uno de los sujetos habló. Las palabras paralizaron a la fiscal Salazar, quién de inmediato sintió temor y comenzó a temblar, dice en el estudio de entorno social y psicológico que se le realizó a la funcionaria, en su calidad de víctima. Este sujeto amenazó a la Fiscal.

Le dijo que sabía que estaba cerca su cumpleaños, y que no quería arruinar su festejo asesinando a su hija menor de edad, así que era mejor que dejara el cargo «por las buenas». Le habló de la dirección de su casa y que, en una ocasión anterior, ya se había salvado de que la mataran, porque alguien habló por ella.

Esa transcripción, las fechas y demás detalles de la amenaza se revelaron durante la audiencia evaluatoria y preparatoria de juicio por intimidación. El fiscal Andrés Cuasapaz acusó a Fabricio Colón Picó, cabecilla de Los Lobos, como el autor de ese delito. Pero, ¿cómo la Fiscalía llegó a esa conclusión?

La explicación está en los 41 elementos que sustentan la acusación. Apenas recibida la amenaza, la fiscal Salazar informó a su equipo de seguridad, que a su vez informó a la Dirección de Inteligencia de la Policía Nacional.

Allí se conformó un equipo interagencial para investigar el hecho. Se empezó por el número de teléfono. Al revisar los registros de la conocida aplicación de identificación True Caller, se determinó que esté número estaba asignado a una persona signada como ‘Danny’.

Además, la Unidad Antisecuestro y Extorsión de la Policía (Unase) hizo varias solicitudes de información a la sede de la empresa WhatsApp, en Estados Unidos. Está compañía entregó, por ejemplo, la dirección IP desde la que se envió la amenaza.

Correspondía a la ubicación de una cárcel en Ecuador, aunque el fiscal Cuasapaz no especificó cual. Pero también, WhatsApp entregó la información de contactos frecuentes de mensajes y llamadas, con los que ese número se comunicaba. Con esos datos se solicitaron nuevas diligencias y se determinó que esos números se relacionaban entre sí, pero también con otro contacto que ahora se conoce que era de Colón Pico.

Ese fue el primer indicio que apuntaba al cabecilla de Los Lobos que, actualmente, está detenido en la Cárcel de La Roca en Guayaquil, y que además de este caso por intimidación, está acusado por el secuestro del hijo de alias ‘Chugo Porto’, narcotraficante invisible y presunto financista de Los Choneros. Más adelante llegaron más pericias. El teléfono de la fiscal Salazar entró a Criminalística y se extrajo el vídeo.

Además, se transcribió el video y se tomaron muestran de la voz del encapuchado que profirió la amenaza. Posteriormente, se comparó esa muestra de voz con las albergadas en el Sistema Automatizado de Identificación Biométrica por Voz, y de la imagen facial (Avis+F). En este software, las autoridades ingresan muestras de voz y del rostro de todos las personas que son detenidas en Ecuador.

En este Sistema, entre otros, había muestras anteriores de Colón Pico, quien tiene décadas de historial delictivo y ha sido involucrada en más de dos decenas de casos judiciales.

El resultado fue indiscutible, la pericia de cotejamiento de voces concluyó que las voces de Colón Pico y del encapuchado que amenazó a la Fiscal y a su hija eran la misma. Incluso, la muestra de voz del vídeo que recibió Salazar fue subido al Avis+F, para que sirviera como muestra de cotejamiento en futuros casos en los que podría estar involucrado Fabricio Colón Pico, quién según la Fiscal también tuvo que ver en el asesinato del exasambleísta y excandidato presidencial, Fernando Villavicencio, asesinado en agosto de 2023.

El fiscal pidió que se llame a juicio a Fabricio Colón Pico, como autor del delito de intimidación. Cerca de las 17:00 del 12 de junio, Cuasapaz terminó la exposición del dictamen fiscal. Luego intervino la fiscal Salazar, que además de víctima, también participa del caso como acusadora particular, y finalmente Álex Zambrano, abogado de Colón Pico.

Por:  PRIMICIAS