Opinión

Joyería: el negocio familiar que impulsó un emprendimiento

Kystel Romero inició su emprendimiento vendiendo accesorios en la oficina de su trabajo y tras el éxito que obtuvo decidió saltar a la independencia cuando fundó hace 5 años Krystel Romero Joyería.

Este negocio no es desconocido para la emprendedora, pues sus padres se dedican a la orfebrería desde que ella era muy pequeña.
La inversión para crear el emprendimiento fue mínima, pues según explicó se enfoca mayormente en las ventas por redes sociales.

Tiene una cuenta en Instagram que supera los 10 mil seguidores y trabaja de la mano con diferentes influenciadores. Igualmente distribuye sus accesorios a diez tiendas, de las cuales ocho son nacionales y dos internacionales. En promedio, cada una de ellas le solicita entre 25 y 30 prendas por mes.

Esto puede significar un ingreso estimado de $11 millones. Proyecta seguir expandiendo su negocio a diferentes ciudades de Colombia.

www.elheraldo.com