Internacional

Jóvenes estadounidenses de origen cubano emergen como aliados de Obama

Un sondeo publicado mostró divisiones a partes iguales entre los cubanoamericanos en torno a la nueva política de Obama. Casi un 52 por ciento de los cubanos menores a 65 años apoyaban una normalización.

MIAMI.  Para un grupo de jóvenes estadounidenses de origen cubano la nueva política del presidente Barack Obama hacia La Habana no ha sido algo inesperado.

Durante meses, asesoraron silenciosamente a la Casa Blanca con la esperanza de dar forma al cambio de enfoque hacia la nación comunista.

“Gran parte de lo que el presidente anunció es lo que nosotros, y otros en Miami, hemos estado haciendo por mucho tiempo”, dijo Felice Gorordo, cofundador de Raíces de Esperanza, un grupo sin filiación política de estudiantes universitarios y jóvenes profesionales de origen cubano.

Su misión es tener un contacto más cercano con la isla para establecer una comprensión mutua, un punto de vista que a menudo difiere del de sus padres y abuelos.

Pero ofrecen mucho más que asesoría política. Obama cuenta con la organización, y otras como ésta, para ayudar a allanar el camino a su nueva política que incluye medidas que van desde promover sociedades en el sector privado, hasta modernizar la infraestructura de telecomunicaciones y restaurar el acceso a los servicios bancarios estadounidenses en la isla.

“Existe una clara comprensión en la Casa Blanca de que políticamente van a tener que enfocarse y trabajar con las generaciones más jóvenes de cubanos americanos que están movilizados y apoyando la decisión del presidente”, dijo Frank Mora, un investigador cubano de la Universidad Internacional de Florida en Miami y ex funcionario del Pentágono para Latinoamérica en el Gobierno de Obama.

Obama va a necesitar ese apoyo frente a la oposición de sus rivales republicanos y de dirigentes políticos cubanoamericanos que se oponen a tener vínculos más cercanos con Cuba.

Gorordo fue uno de los fundadores de Raíces de Esperanza en 2002 mientras estudiaba asuntos gubernamentales en la Universidad de Georgetown, luego de una visita a Cuba donde se inspirado en varios jóvenes instruidos y deseosos de un cambio.

El foco principal de Raíces de Esperanza es lo que llaman “conectividad persona a persona” con la isla. El grupo envía teléfonos inteligentes a Cuba. Alienta a los cubanos americanos a visitar el país, volver a contactarse con sus familiares perdidos y descubrir su tradición. (Reuters/ La Nación)