Opinión

José María Cabezas

Gonzalo Escobar Villavicencio

gonzalo_escobar7@hotmail.com

Leonardo Escobar Bravo

leonardoescobarb@hotmail.com

En Urdesa Central, Guayaquil, reside un hombre longevo y activo en la comunidad científica; su nombre: José María Eduardo Cabezas Carrera, protagonista de este artículo. A lo largo de su vida, José María ha sido un hábil asesor empresarial, desenvolviéndose en cargos laborales como administrador empresarial y jefe de ventas en el comercio ecuatoriano. Hoy, aporta como administrador y coordinador de la Asociación Médica Panamericana, P.A.M.A., con sede en el edifico SALCO.

El pasado jueves 10 de Marzo, se celebró en la antigua Casona Universitaria de Guayaquil, la posesión del Dr. Hugo Behr como nuevo presidente de P.A.M.A. A este evento asistió toda la directiva de PAMA, sus miembros y varios invitados especiales, tales como: el ya mencionado nuevo presidente de la asociación; el Dr. Wilson Drouet, su director ejecutivo; el Dr. Roberto Cassis, Rector de la Universidad de Guayaquil; el Dr. Carlos Gómez, Decano de la Facultad de Ciencias Médicas en la misma; delegados de autoridades políticas y varios medios de comunicación. En el evento se hizo la presentación del libro autobiográfico del Dr. Amado Freire Potes, quien, acercándose a los cien años, relata en la mencionada obra las vivencias de su carrera profesional. Se presentó, también, la última edición de la revista científica ÉLITE, que informa sobre los diferentes estudios, planes y personalidades del mundo médico. Se anunciaron los futuros proyectos de la creación del Museo de Medicina, que trazara la historia de esta ciencia a lo largo de la historia ecuatoriana, así como también un programa de televisión científico que será transmitido por Canela TV a nivel nacional, para divulgar información y proyectos de salud por P.A.M.A. y sus médicos.

Gran parte de la organización de la velada estuvo a cargo del denominado hombre orquestra de P.A.M.A., José María Cabezas, quien ya mencione antes, coordina al grupo de médicos y sus eventos. De hecho, la asociación médica se reúne cada jueves a las 8 de la noche, en el edificio SALCO, y es José María quien coordina las juntas de los doctores, llamando a uno por uno si hace falta para que no olvide presentarse.

Han de ser sus largos años de experiencia en el sector agrícola e industrial que lo hacen efectivo hasta la fecha, y su voluntad por cooperar con sus compañeros que lo hacen permanecer hasta pasada la media noche; aunque, claro, con tantos años encima igual ha de sentirse como un joven si pasa bromeando, comiendo, y algunas –bastantes- veces, tomando a lo largo de las reuniones de P.A.M.A. Por supuesto, su diligencia no es perfecta, pero es característica y novelesca, siendo un rasgo de José María el rectificar un error en las programaciones haciendo un impromptu en pleno escenario, ya sea para ubicar una silla en pleno discurso o entregar una condecoración luego de haber sido condecorada la persona en cuestión. Y en las fiestas que celebran, es él quien más despunta en la pista de baile, haciéndose de las parejas más vivaces y dejándolas cortas con sus volteretas y zapateo, obligándolo a mudar de una a otra.

En sus años como administrador empresarial fue: jefe de comercialización en la Empacadora Bajen; jefe de ventas de equipo caminero agrícola e industrial en EMECO y MAGSA; administrador del centro comercial Las Vitrinas, y otros edificios, así como cargos de la misma índole administrativa y comercial en diferentes entidades.

José María Eduardo Cabezas mantiene un ojo vigilante (el otro es de vidrio), muy vigilante, en los asuntos y agendas de la Asociación Médica Panamericana, transmitiendo las noticias y condiciones de sus miembros de uno a otro. Y así como José María que no es médico, hay otros miembros del directorio de P.A.M.A que aportan a la asociación en cuestiones administrativas o relaciones públicas e imagen, y son de vital importancia para esta liga de médicos.

Es admirable aquél hombre que tiene la intención y deseo de trabajar hasta el final de su vida, disfrutándolo, y esa voluntad es la que les da propósito y vida.

 

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.